Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/16/2008 12:00:00 AM

Ensamblaje de piezas

Bogotá cuenta con un nuevo espacio cultural.

Una de las casas más sobresalientes de los años 50, ícono del barrio La Soledad y patrimonio arquitectónico de la ciudad, contó con la buena la fortuna de no ser demolida ni convertida en locales comerciales. Gracias a la actriz Alejandra Borrero se transformó en un espacio multicultural que le dará a Bogotá un lugar donde congregar diferentes plataformas de entretenimiento, un laboratorio creativo y un punto de encuentro para quienes asistan a teatro, cine, conciertos, danza, exposiciones de arte, seminarios y talleres.

Alejandra llevaba cinco años experimentando en las artes escénicas con su empresa Ensamble, corporación sin ánimo de lucro dedicada a la producción, la promoción y la difusión de las artes, pero sólo ahora logró darle un espacio real a este proyecto.

Casa Ensamble, ubicada sobre el famoso Park Way, fue remodelada respetando su estilo original y recuperando sus increíbles escaleras y rampas, el piso de madera en parqué y la pecera que comparten el jardín y el salón principal. Se adecuó un auditorio, salas insonorizadas de ensayo y locución, y una biblioteca y galería de arte.

Para su inauguración esta semana, decidió montar, bajo la dirección de Sandro Romero, el monólogo inédito Pharmakon, del director de cine y televisión Carlos Mayolo. Próximamente realizará el I festival de monólogos, y a partir del 26 de agosto será sede del Festival Internacional de Fotografía de Bogotá.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1837

PORTADA

América Latina: la corrupción hace metástasis

La mitad de los presidentes y expresidentes recientes de América Latina está envuelta en grandes escándalos de corrupción. Lula no es más que el último.