Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/30/1998 12:00:00 AM

ENTRE EL GRAFISMO Y LA FOTOGRAFIA

En la galería El Museo tiene lugar una exposición de la artista bogotana Catalina Mejía, cuyos lienzos _a pesar de incluir elementos reconocibles e inclusive detalles de un realismo sorprendente_ no podrían considerarse bajo los parámetros tradicionales de la pintura figurativa. Las representaciones en cada una de sus obras no implican un mensaje lineal ni tienen la intención emblemática reconocible en buena parte de la más reciente pintura colombiana, sino que dan la sensación de haber surgido de procesos mentales independientes, de vivencias distintas que se unifican finalmente en una propuesta plástica cohesionada solo en virtud de la voluntad y la visión de la pintora. Son trabajos que siguen estrechamente vinculados con la fotografía, cuya evocación imponen por la circunscripción de la mayoría de las obras al blanco y negro, así como por las calidades que hacen manifiestas. En algunos casos hasta permiten identificar los efectos característicos de algunos materiales fotográficos. Pero son trabajos que han incrementado su dosis de grafismo reiterando, por una parte, el impulso lúdico que ya era reconocible en sus obras anteriores a través de los juguetes, y por otra parte, induciendo a reconocerle más protagonismo a la espontaneidad y la intuición _no sólo a la memoria_ entre los principales componentes de su obra. Las nuevas pinturas de Catalina Mejía patentizan un cambio de énfasis en relación con sus trabajos anteriores puesto que son más sueltas, menos restringidas, y esta creciente libertad que les permite remitirnos lo mismo a los recuerdos que al azar, testimonia una incipiente evolución en sus prioridades expresivas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?