Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/19/1998 12:00:00 AM

ENTRE EL MITO Y EL HOMBRE

Al cumplirse 25 años de la muerte de Pablo Neruda su figura sigue siendo centro de enconadas polémicas.

Hace 25 años el estragado cuerpo de Pablo Neruda estaba a punto de dar el último suspiro. Pero ya daba igual. Días antes el golpe de Estado que terminó con la democracia chilena había dado la estocada final al alma del poeta, que se encontraba recluido en su casa de Isla Negra, enfermo de un cáncer que lo llevaría a la tumba el 23 de septiembre. Su salud deteriorada lo había obligado a alejarse de la vida pública pero no de la tragedia que comenzaba a vivirse en su entorno y, con horror, supo en sus últimos momentos que sus casas habían sido saqueadas por las mismas fuerzas militares que aniquilaban a sus compatriotas."Están matando gente, le dijo a Matilde, entregan cadáveres despedazados. La morgue está llena de muertos, la gente está fuera por cientos, reclamando cadáveres. ¡Los están fusilando! ¡Los están fusilando!". Fueron las últimas palabras de Neruda, recogidas por su esposa, Matilde Urrutia, quien relató los últimos instantes del poeta en su libro Mi vida junto a Pablo.Aunque parecían conocerse bien los últimos días de Neruda en relación con su decidida actitud de quedarse en el país, Gonzalo Martínez Corbalá, embajador de México en Chile en el momento de la conspiración, revela en su reciente libro, Instantes de decisión, que apenas producido el golpe que derrocó a Salvador Allende se comunicó con Neruda para poner a su disposición su embajada y su deseo de trasladarlo a México. Neruda aceptó la oferta y, a través de Matilde, le hizo llegar los originales del libro póstumo, Confieso que he vivido, con la advertencia de que esperaría hasta el 23 de septiembre para consumar el viaje. Pero la vida no le alcanzó y, al igual que su amigo el presidente Salvador Allende, se quedó para siempre en el suelo que lo había visto nacer.Un hombre controvertidoUn cuarto de siglo después Neruda sigue siendo el poeta más leído e imitado en Chile y uno de los artífices más geniales de la poesía mundial. Pero, más allá de toda su mitología, en el país austral ha comenzado a aparecer una serie de libros que, por el contrario, retratan al Neruda humano, con sus virtudes y defectos, sus aciertos y errores. El libro que encendió la polémica fue Neruda en el país de las maravillas, escrito por el novelista Enrique Lafourcade. Lafourcade, amigo del poeta desde fines de los años 40 y admirador de su obra, relata los detalles de la última pasión amorosa de Neruda con Alicia Urrutia, sobrina de su esposa. Esta entretenida historia del hombre-poeta ha provocado más de una crítica de parte de los 'nerudianos', a quienes Lafourcade denomina "las viudas de Neruda". El novelista tiene serios argumentos para defenderse. "Yo he sido un admirador de Neruda, pero eso no me impide verlo como persona. Por el contrario, creo que para ser poeta y sentir como tal hay que ser muy humano. Los dioses y los mitos los han creado los hombres, dijo el escritor a SEMANA. Sé que hay personas a las cuales les molesta que se haya alterado la imagen del Neruda fiel a su última esposa y que haya aparecido Alicia, el último resplandor de un hombre enamorado del amor. Neruda no era un monje". Este no es el único libro que ha sacado chispas. El de la periodista y crítica literaria Faride Zerán, La guerrilla literaria, narra las difíciles relaciones entre Neruda y los poetas chilenos Vicente Huidobro y Pablo de Rokha, quienes en su tiempo fueron más conocidos que él y durante un período, incluso, sus maestros y protectores. El libro relata la personalidad desconocida del Nobel, un hombre vanidoso, con gran conciencia de su poder intelectual y político, amistoso pero competitivo, que exigía admiración permanente de sus amigos. El poeta y ensayista Armando Uribe, amigo de Neruda, aclara que no es cierto aquel chisme según el cual para acercarse al Nobel había que hacerlo con reverencia. El texto de Zerán muestra otros aspectos del Neruda hombre que han causado controversia, como su admiración casi religiosa por el Partido Comunista de la Unión Soviética, una admiración que lo llevó a componer una Oda a Stalin, obra que él mismo desconoció haber escrito cuando se destaparon los escándalos del líder soviético. Para infortunio de Neruda los versos habían quedado plasmados en sus Obras completas publicadas por Editorial Losada. "Neruda no solo escribió ese poema a Stalin; escribió otro a la bomba atómica en el que dice: 'Nos defienden cincuenta megatones', afirma Enrique Lafourcade. Después se arrepintió, se dio cuenta de que no convenía y dio orden de sacarlo de sus libros porque, entre otras cosas, Neruda fue el poeta más oportunista del mundo". Estas palabras, que se suman a viejas polémicas desatadas entre los años 30 y 60, continúan sonando a herejía en los admiradores de Neruda, quienes sugieren que esos versos fueron escritos cuando el poeta no conocía la verdad de lo que ocurría en la Unión Soviética de Stalin.
De amores y pasiones
Otro aspecto del poeta que se ha desnudado son sus relaciones amorosas. El reciente libro de Fernando Sáez Todo debe ser demasiado plasma la vida de Delia del Carril, la segunda esposa de Neruda, conocida como 'La Hormiguita'. Allí se relata cómo ella fue quien lo llevó al centro de la intelectualidad europea de los años 30, los 20 años de convivencia y el dolor de la traición. El encuentro entre esta aristocrática argentina, y el joven provinciano chileno, ocurrió en España en 1935 cuando Delia tenía 50 años y estaba separada de su marido. Ella militaba en el Partido Comunista y era el centro luminoso de artistas como Federico García Lorca, Rafael Alberti, Pablo Picasso y Vicente Aleixandre. Neruda tenía 31 años, estaba casado con María Antonieta Hagenaar y se deslumbraba con la vida bohemia de la España republicana. Eran opuestos y complementarios. Delia bella, inteligente, adinerada e independiente; Neruda melancólico, mucho más joven, pobre, preocupado y genial.Neruda, que nunca fue monógamo, se refugió en 'La Hormiguita' y dejó que ella lo guiara y lo amara sin medida. Por ella ingresó al Partido Comunista y ayudó a los refugiados españoles, tras la derrota de la República en 1939, cuando ejercía el cargo de cónsul especial para la emigración española en París. Ella fue quien le regaló dos de las tres casas que el poeta llenó de mascarones de proa, conchas y botellas multicolores que recogió por el mundo. El idilio culminó con un nuevo amor, Matilde Urrutia, inspiradora de los Versos del capitán.Matilde, a quien Neruda llamaba 'La Chascona' por su cabellera roja, era el polo opuesto a 'La Hormiguita'. Pero, consciente del papel del poeta en las letras, se encargó de separarlo de su séquito, lo puso a trabajar y seleccionó a quienes serían un aporte en sus relaciones.. Todo lo que hoy existe sobre el poeta se debe a la dedicación de Matilde quien, tras la muerte de Neruda y en plena dictadura, se dedicó a recopilar los escritos que se encontraban por el mundo, a salvar las tres casas destruidas tras el saqueo de los militares y a crear la fundación para preservar su memoria. Hoy el rescate y difusión de la obra nerudiana ha sido reconocido en el mundo, al punto de que no sólo llegan a ella cientos de solicitudes para documentales sobre el poeta, sino que sólo a la casa museo de Isla Negra arriban mensualmente 200.000 visitantes. La conmemoración de los 25 años de la muerte de Pablo Neruda no estará exenta de eventos en su memoria. En la casa de Isla Negra, donde están enterrados sus restos, se ha programado un gran recital que contará con la presencia de Ernesto Sábato. Homenajes similares se han organizado en Londres, París, Madrid, Buenos Aires y Barcelona. Todos en torno a la figura de un hombre que encendió la luz de la poesía latinoamericana quizás como ninguno otro poeta de su generación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.