Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/16/2017 8:20:00 PM

La banda alemana CAN todavía da lata

Irmin Schmidt, cerebro de la agrupación alemana que ha influenciado a David Bowie y Wim Wenders, habla por primera vez con un medio colombiano. Esto dijo sobre su arte y el lanzamiento de ‘Singles’, su compilación de sencillos.

Aunque su tarjeta de presentación los introduce como los pioneros del ‘rock repollo’ alemán (Krautrock), la huella de CAN trasciende los límites de la música de su época. Enormes músicos han manifestado su influencia: David Bowie, Joy Division, Radiohead, Red Hot Chili Peppers, Kanye West; y directores de cine como Pedro Almodóvar, Paul Thomas Anderson o Wim Wenders han hecho covers y referencias de sus piezas.

Este inusual impacto tal vez se debe a que, más allá de tener álbumes legendarios o éxitos memorables, CAN creó un sonido único: rítmico, minimalista e intenso (“repolludo”, para los periodistas musicales británicos de los años 60). O tal vez sea porque sus miembros provienen de universos muy diversos y en su música se logran rastrear todas esas fuentes, desde la música de conservatorio, el jazz de vanguardia o el rock psicodélico hasta el teatro, las artes plásticas o los medios audiovisuales y electrónicos. O, simplemente, porque el ritmo Motorik que los distingue, en el que la batería y el bajo hipnotizan al oyente y lo hacen viajar como en una autopista alemana, es tan fértil y adictivo que soporta una discografía ecléctica de más de 20 años que todavía hace mover a cualquiera. En cualquier caso, no es exagerado afirmar que CAN es un pilar de la música moderna.

La historia comienza en 1966 cuando Irmin Schmidt, director de orquesta y pianista que había estudiado, entre otros, bajo Karl Stockhausen y György Ligeti, viaja a Nueva York y descubre la revolución musical de entonces, personificada en Andy Warhol y los Velvet Underground. Cuando regresa a Alemania decide poner sus conocimientos musicales al servicio de un grupo de ese rock nuevo y vibrante que conoció del otro lado del Atlántico. Se junta con el bajista Holger Czukay, el guitarrista Michael Karoli y el baterista Jaki Liebzeit y forma la banda. A largo de su historia contarían con las cuerdas vocales de Malcolm Mooney, escultor afroamericano de Nueva York que terminó regresando a su país después de que su psiquiatra así se lo recomendara, y Damo Suzuki, joven japonés que conocieron a la salida de un café mientras cantaba en la calle pidiendo monedas. Después de la salida de Suzuki los cuatro miembros principales serían los encargados de las cada vez más escasas voces en las canciones.

Recomendamos: “No pretendemos alimentar nuestra marca personal”: alt-J

 

De izquierda a derecha: Damo Suzuki, Michael Karoli, Irmin Schmidt, Holger Czukay y Jaki Liebzeit. Foto: tomada de Facebook - Psychedelic & Progressive Rock.

Las disqueras Mute y Spoon lanzan la colección de singles de la banda, donde se recorren las dos décadas de la discografía de Can en canciones cortas, pegajosas y cantables: los “sencillos”. Semana.com habló con Irmin Schmidt, teclista y fundador de la mítica banda.

Semana: Saludos desde Colombia.

I.S.: Me sorprende hablar con un medio colombiano. Es la primera vez que alguien de su país me entrevista.

Semana.com: Háblenos de “The Singles”. Puede resultar extraño oír todos los ‘sencillos’ de corrido, pero el disco logra convertirse en una obra pop coherente de alta calidad. ¿Qué le produce ver los hits reunidos hoy?

Irmin Schmidt: Es una buena idea. Es cierto que hay mucha gente que piensa que éramos la vanguardia, especiales, pero que hoy descubre que también hacíamos singles graciosos. Buenos singles. Aunque sencillos como Spoon y I Want More tuvieron mucho éxito, no se nos conoce como un grupo especializado en hacer hits. Por esto me parece muy bien tener esta colección.

  

CAN, The Singles

Semana: Tiene sonidos contemporáneos, es difícil determinar en qué época fue hecho. Podría ser pop de ahora.

I.S.:Qué bueno oír eso.

Semana.com: ¿Por dónde empieza el camino para descubrir la música de Can?

I.S.: Ni idea. Nunca hago eso. Solo puedo decir que Tago Mago es el disco que mejor se vendió, el que más se escuchó y del que más se habló. Y como es un álbum doble, cuenta con algunas piezas de rock de verdad y otras más extrañas, electrónicas y vanguardistas. En Tago Mago están todos los estilos de Can, por eso tuvo éxito. Yo no puedo recomendar. Lo que se puede hacer es partir por Monster Movie (1969) y seguir de ahí en adelante.

 

Editado en 1971, Tago Mago es el tercer álbum de estudio de la banda alemana de krautrock. Según Schmidt dijo a Semana.com, “es el disco que mejor se vendió, el que más se escuchó y del que más se habló”.

Le recomendamos: Las travesías sonoras y proféticas de Lift To Experience

Semana.com: Es lógico.   

I.S.: Es lo que hicieron con esta colección, un recorrido cronológico de los sencillos.

Semana.com: También hay unos “lados B”.

I.S.: Nosotros, la banda, siempre escogimos los lados A y los lados B. No recuerdo ninguna disquera o productora que nos dijera “éste debería ser el single”. Los lados B los escogíamos porque necesitábamos otra pieza corta para que estuviera en el disco. Incluso pueden encontrar en esta colección de singles fragmentos de piezas largas editados en un sencillo.

Semana.com: Es el caso de Halleluwah.

I.S.: Exacto. Halleluwah es una pieza que normalmente dura casi veinte minutos. De hecho desde Halleluwah empezamos a utilizar el collage. Editábamos y pegábamos de diferentes grabaciones, siempre con el mismo groove y la misma idea. Hacíamos un collage de diferentes momentos de nosotros tocando, era entonces lógico hacer lo mismo y escoger 3’30” significativos de una pieza larga.

Semana.com: Can tiene el privilegio de haber influenciado a una gran variedad de artistas: desde David Bowie, Radiohead, Joy Division, Red Hot Chili Peppers, entre otros, hasta artistas más jóvenes. ¿Sigue la movida pop/rock?

I.S.: Por supuesto, conozco bien a los que acaba de nombrar, sobre todo a David Bowie. Cada músico toma elementos de los otros y se influencia, cada quien tiene un impacto en los demás. Todos en Can nos inspiramos de otros, es lo más normal. No se crea de la nada, siempre se tienen influencias.

Pero para tener influencia en otros músicos tiene que crearse una música que tenga impacto inmediato (el que desaparece a los dos años), o una música que tenga riqueza y misterio. CAN hace parte de esto último. Su riqueza viene de sus cinco músicos que provienen de experiencias musicales totalmente diferentes, de la música clásica, del jazz, del rock y de todo lo que tocaron antes. Se mezcla todo junto y se obtiene algo nuevo, rico y significativo, algo que se puede interpretar y donde se encuentran cosas nuevas.

Los músicos de cada generación encuentran algo diferente. Por supuesto esto solo ocurre con la música que tiene un impacto emocional y formal. Es mi caso, mis aportes provienen de mi experiencia como director de orquesta y pianista de conservatorio, tras haber estudiado con Stockhausen y Ligeti. John Cage también me influenció mucho, pero también lo hicieron Coltrane y Jimi Hendrix. Quiere decir entonces que nuestra música tiene un impacto que sigue vigente, y eso es gratificante para cualquier músico.

Jimi Hendrix - Hey Joe

Semana.com: Para Can y para usted mismo, la música para cine y televisión siempre ha sido primordial. Usted compuso, entre varias bandas sonoras, la música para la película de Wim Wenders de 2008 Palermo Shooting.

I.S.: Fui yo el que trajo la música de películas a Can. Yo ya había trabajado en artes escénicas, como director musical para óperas, para obras de teatro, para películas, así que lo traje al grupo. Fue importante para Can sobre todo en los primeros años, pero luego en los años 80 lo fue para mí, trabajé en muchos filmes. Para mí es significativo si puedo hacer la música de una película y luego puedo tomar algunas piezas y ponerlas en un disco y verlas convertirse en obras por méritos propios, independientes de las imágenes audiovisuales. Me gusta mucho porque es satisfactorio trabajar con otros en proyectos que son más grandes que lo que haces por tu lado. En los años 80 hice mucha música para películas y en los 90 hice una ópera, que se relaciona de alguna manera con todo esto.

Filmmusik Anthology 6

Le sugerimos: La mágica despedida del ‘Colonel’ Bruce

Semana.com: Usted ha escrito libros de divulgación, óperas y obras de teatro. ¿Qué ha leído últimamente que le haya impactado?

I.S.: No suelo recomendar nada, nunca lo hago. Ni siquiera escucho muchas cosas nuevas, de vez en cuando hago listas en Spotify. Me gustó la última película de mi amigo Wim Wenders, Todo saldrá bien, es muy linda (aunque yo no hice la música, ¡no es por eso!). He estado muy ocupado el último año, hacia finales de éste sacaremos un libro en dos partes en la editorial Faber: la primera es una biografía de Can, que coescribí, y la segunda tendrá historias, declaraciones y entrevistas que yo edité y las que sumé apuntes y entradas de mi diario. Hay testimonios de Wim Wenders, de John Malkovich y otros. Entonces eso me ha mantenido ocupado hasta hace pocas semanas. Y también hace poco volví a dirigir la Orquesta sinfónica de Londres con una pieza nueva en cuatro movimientos ‘a la antigua’. Es música contemporánea, inédita, pero cita a Can, se llama Can Dialogue. Todo esto me ha tenido tan ocupado que el último año  no he podido seguir nada. Pero a partir de ahora lo haré. Volveré a ir a exposiciones y a leer libros, me puede volver preguntar en seis meses.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1834

PORTADA

El peligro inminente de los otros grupos violentos

La bomba del Andino deja claro que terminada la guerra con las Farc aún quedan otros grupos armados. ¿Cuáles son y qué peligro representan?