Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/12/2016 7:50:00 PM

Pedro Guerra: “los marginados son así porque la sociedad los obliga”

Semana.com habló con el cantante que presentará junto a Marta Gómez, Santiago Cruz y Andrés Correa el 25 de agosto en el Teatro las Bethlemitas de Bogotá.

El cantante español Pedro Guerra celebra 30 años de carrera artística con la gira ‘Arde y vuela’ en la que presenta sus más recientes trabajos musicales: el álbum Arde Estocolmo y la producción de 14 de Ciento Volando de 14 donde musicaliza sonetos –poemas de 14 versos– de Joaquín Sabina en las voces de Pablo Milanés, Luis Eduardo Aute, Silvio Rodríguez y Jorge Drexler, Víctor Manuel, Ana Belén, entre otros.

En el primer proyecto su trabajo es más personal, mientras que en el segundo su labor se concentra en la producción.

Semana.com: Tengo entendido que ‘Arde Estocolmo’ nace a partir de un titular…

Pedro Guerra (P.G.): Sí, habían unos disturbios en la periferia de la capital de Suecia y todo estaba en llamas. También estaba leyendo una novela de Henning Mankell que me crea la imagen de un gran salón en donde se han olvidado de limpiar debajo del sofá por mucho tiempo, tanto que puedes encontrar hasta pizza debajo del sillón. Entonces en esta canción ‘Arde Estocolmo’ –que tiene el mismo nombre que el álbum– hago una metáfora sobre lo que pasa en las democracias avanzadas donde las promesas de bienestar no se están cumpliendo, donde las fisuras de las sociedades hacen posibles los problemas que se ven en Europa y en otras partes del mundo.

Semana.com: Una de sus canciones es Márgenes, en la que hay un juego de palabras sobre los marginados y la marginalidad. ¿Qué dice con esta canción?

P.G.: Márgenes habla de la marginalidad desde varios puntos de vista. Desde la marginalidad que viven los refugiados, hasta aquellos que deciden ser marginados, que se quieren aislar. La mayoría de los marginados son así porque la sociedad los obliga, porque les imponen límites para no pasar una frontera, por ejemplo.

Semana.com: ¿Cómo romper o cruzar esas márgenes cuando no es decisión propia estar aislado?  

P.G.: No es algo que pueda romper una sola persona. Se necesitan de acciones colectivas para que las sociedades sean más igualitarias. Se necesitan también de políticas de integración para luchar contra esa marginalidad.

Semana.com: Usted ha sido definido por muchos como un artista que sabe mirar lo que le rodea. Por eso, sus canciones hablan de lo personal, de lo cotidiano y también de la sociedad. ¿Cuál es su mirada acerca de la crisis que vive Europa?

P.G.: Lo que más me impacta ahora es el problema de los refugiados y el terrorismo. Creo que hay que hacer una revisión acerca de, como decía antes, las fisuras que tienen las sociedades que denominábamos ‘avanzadas’ porque hemos visto que no son para nada el ideal que prometieron.

Semana.com: ¿Considera que a través de la música se puede hacer un aporte para cambiar algunos problemas de la sociedad?

P.G.: Yo trato de hablar de los problemas de la sociedad pero con una mirada positiva. Tengo una hija de 22 años y un hijo de 10, e intento hacer letras para contribuir a que las personas sean conscientes y reflexionen sobre los conflictos que vivimos actualmente. Por su puesto no voy a solucionar mucho pero por lo menos se contribuye a que algunos sean conscientes.

Semana.com: En este álbum es la primera vez que incluye letras que no son suyas… 

P.G.: Desde 2011 tengo el proyecto de musicalizar sonetos. Dentro de ese proyecto Miguel Poveda incluyó nueve temas en su disco Sonetos y poemas para la libertad. Pero dejó por fuera tres poemas que me parecían maravillosos de Arthur Rimbaud, Gerardo Diego y Rubén Darío. Quise que estuvieran en este álbum, aunque, como dices, no acostumbro a incluir letras que no sean mías en mis discos.

Semana.com: ¿El poema de Durmiente del Valle de Rimbaud podría reflejar ese deseo de consciencia que quiere expresar con su trabajo?

P.G.: El poema describe a un soldado que está tumbado sobre la hierba al lado de un río con la boca medio abierta. Durante los 13 versos imaginas que el hombre está descansando, pero en el verso 14 te das cuenta que tiene dos heridas de bala en el costado; está muriendo o ha muerto. Es un poema antimilitarista que va en contra de la guerra a mi parecer.

Semana.com: Para 14 de Ciento Volando 14 usted toma 14 sonetos del libro de poemas de Sabina. ¿Cómo seleccionó los sonetos para musicalizarlos?

P.G.: Elegí los que más me gustaron, pero también elegí aquellos que se podían transformar en música.

Semana.com: ¿Cuál es la diferencia entre empezar de cero una canción y empezar desde un poema?

P.G.: Cuando empiezas de cero la letra y la música se van construyendo de manera simultánea. Cuando partes de un poema lo que hay que hacer es interpretar la música que tiene de por sí el poema.

Semana.com: Para su concierto en Colombia elige a Marta Gómez, Santiago Cruz y Daniel Correa. ¿Por qué ellos?

A Santiago porque cuando estuvo en España me invitó a uno de sus conciertos y también cuando nos encontramos en gira por México.  Además de que me gusta mucho su trabajo, no podía dejar de devolverle el gesto.  A Marta porque es excelente, cuando supe que iba estar en Colombia por esos días quise que me acompañara. Y a Andrés Correa porque lo conocí a través de otra persona y también me gusta mucho lo que hace. Creo que ellos tres son una muy buena representación de la música colombiana.

*Pedro Guerra se presentará el próximo 25 de agosto en Bogotá (Colombia) en el Teatro Las Bethlemitas. Las boletas se pueden conseguir por precios que oscilan entre los 89.000 y 129.000 pesos. Más información en este enlace.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.