Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2016/10/26 23:24

“No queremos ser más inteligentes que el público”

Semana.com habló con el cineasta Juan Camilo Pinzón sobre el humor, películas como ‘El paseo’ y las críticas que ha recibido.

Juan Camilo Pinzón prepara la producción de tres largometrajes independientes bajo la casa Greenleaf Cinema Studio, “Luto”, “Roth” y “Los Ajenos Fútbol Club”, filmadas en Canadá, Estados Unidos y Colombia. Foto: Carlos Julio Martínez / Semana

Juan Camilo Pinzón es un director  que, de la mano de Dago García, ha logrado llenar las salas de cine colombianas como ningún otro. Con películas como El Paseo ha desbancado en el país a otros largometrajes como Spider Man, congregado a más de dos millones de personas.

Entre sus trabajos están Pecados Capitales, El Secretario, Un mundo para Julius, En los tacones de Eva, La Ruta Blanca, Tierra de Cantores, María Madrugada y Laura, mini serie biográfica basada en la vida de la santa Laura Montoya. Algunas de las anteriores con amplia difusión en países de Latinoamérica, Europa, Asia y África e indiscutidos éxitos en rating de audiencia.

En cine, se destaca por Infraganti, primer lugar en taquilla 2009-2010; El Paseo 3, primer lugar en Box Office 2013-2014; y Uno al año no hace daño, catalogada como la cinta colombiana más vista en la historia, que rompió récords de estreno y taquilla.

Actualmente, prepara la producción de tres largometrajes independientes bajo la casa Greenleaf Cinema Studio, Luto, Roth y Los Ajenos Fútbol Club, filmadas en Canadá, Estados Unidos y Colombia. Así mismo, con la casa Dago García Producciones, presentó la cinta de suspenso Lamento, que cumplió todas las expectativas; El Coco, que ya es una de las cintas más vistas en el país; está rodando la telenovela Polvo Carnavalero y en diciembre estrena El Paseo 4, el viaje de la familia a Estados Unidos.

Le puede interesar: Las diez joyas del cine colombiano

Semana.com: Hacer reír a la gente es muy difícil, pero usted ha sido exitoso en este género, ¿cómo lo logra?

J.C.P.: Tengo claro que la comedia en general debe partir de la tragedia. Si uno no pierde ese norte, uno hace que la comedia vaya más hacia lo absurdo y resulte muy divertida a la gente, no tanto a los personajes que uno cuenta, porque para ellos el mundo es trágico, pero para el público es divertido. Es la misma experiencia simple de ver caer a alguien; cuando alguien se cae no la pasa nada bien, pero el 90 % de las personas que están alrededor se ríen.

Semana.com: ¿Qué significa hacer comedia para usted?

J.C.P.: La comedia es el género más complejo que hay porque es necesario alejar al público de su realidad por un momento e inducirle la risa. No es fácil cuando se hace a nivel masivo, y menos cuando se logra que millones de personas se rían al mismo tiempo. Es un proceso y tiene mucho trabajo detrás. Necesitas entender al público, la identidad de la sociedad donde uno cuenta la historia y creo que eso es parte de un trabajo muy disciplinado. Debe agarrarse con mucha seriedad al mismo tiempo. 

Semana.com: ¿Qué piensa de las críticas que reciben sus películas?

J.C.P.: Pienso que las críticas vienen porque hemos llevado a mucha gente a las salas. Y no sé por qué eso es lo que se critica. Nosotros hacemos con Dago un cine industrial y lo tenemos perfectamente claro. Eso no quiere decir que sea nuestra visión única y exclusiva de lo que hacemos. Por ejemplo, hace año y medio hice la serie de Laura Montoya que es totalmente diferente. Pero a la hora de llevar gente a los teatros tenemos clarísimo cuál es el uso del lenguaje. Y las críticas bienvenidas, pero la verdad es que no tienen en cuenta al público. Para nosotros la mejor crítica es alguien no vaya a ver tu película, pero si las salas están llenas con millones de personas, como en las proyecciones de nuestras películas, eso quiere decir que hay algo que estamos haciendo bien. 

Semana.com: ¿Qué es lo que han entendido y lo que tienen perfectamente claro del público de sus películas?

J.C.P.: En algún momento el cine se presentó como un espacio intelectual, para desarrollar ideas muy profundas, y evidentemente hay espacio para eso, pero el cine en general es entretenimiento. Eso no es ningún misterio. Y nosotros nos enfocamos en un público que quiere reírse en una sala con toda su familia.

El público no quiere sentirse discriminado. No queremos ser más inteligentes que el público, no queremos mostrar qué tan virtuosos, complicados o profundos podemos llegar a ser. Porque evidentemente podemos serlo, todos podemos hacer películas de autor, complejísimas e  inteligentes; pero muy pocos podemos hacer películas que le gusten a la gente, y ahí está la gran diferencia. 

La gente va a ver películas simples, sencillas que solo exigen sentarse, mirarlas y olvidarlas. En esa hora y media tienen todos los elementos del entretenimiento a su disposición y eso es lo que buscamos con nuestras películas. 

Semana.com: ¿De dónde salen los chistes de sus películas?

J.C.P.: No hacemos historias con arribismo intelectual, no le decimos al público que tiene que ser un genio para entender un chiste. El chiste es el mismo que oye cuando sale a la calle, por eso la gente se identifica tanto y va masivamente a los teatros porque ve un pedazo de su vida. 

Ahora, una historia como la de El secretario es chistosa, pero también es un trabajo grande de reivindicación de género. Se trata de burlar ciertas barreras que se consideraban femeninas. Acá el secretario es un tipo dulce y tierno, y ese es nuestro galán. No era el protagonista encima del caballo que dispara. Con ese personaje quebramos ciertos estereotipos.

Semana.com: Algo que se ha reconocido en su trabajo es la creación de personajes, tienen muchos matices, ¿cómo los construye? 

J.C.P.: No juzgo a los personajes, son humanos, llenos de matices y contradicciones. A veces los actores limitan a su personaje o lo juzgan pensando que es de una forma determinada. Lo que hago es abrir un abanico de posibilidades para poderlas usar en determinados momentos. Puede verse perverso y luego bondadoso. Eso ya lo hizo Pepe Sánchez hace mucho tiempo, a quien le aprendí bastante en la construcción de personajes.

Le recomendamos: Cine Nacional e Internacional de Ayer y hoy. Historia del Cine, las mejores películas.

Semana.com ¿Qué tal hacer humor en los tiempos de lo políticamente correcto?

J.C.P.: El humor justamente es una forma de hacer lo políticamente incorrecto. Es una manera de ver y hacer todo lo que no está bien si lo haces de otra forma. El humor es una herramienta muy poderosa ante las tragedias, la injusticia social y cantidades de cosas que suceden en nuestros países. El humor no solo es necesario para el desarrollo psicológico de un país sino que también es un acto de catarsis. Una sociedad sin sentido del humor es gris, está echada a perder.  

Semana.com: Colombia se ha caracterizado por la telenovela cómica, pero de un tiempo para acá no se ha visto una gran novela que tenga el impacto que tuvieron otras como Los Reyes, El man es Germán, Los tacones de Eva, por no nombrar a Betty la Fea…

J.C.P.: Todo es momentos. La comedia colombiana a veces tiene la particularidad de ser muy local y ahora el mercado necesita contenidos que se puedan entender en la escena internacional para ser rentables. Por eso,  entra más el drama, el suspenso, lo policiaco. Pero con El Secretario por ejemplo, logramos una comedia internacional. Llegó a países tan distintos como Rusia y México, incluso en continentes diferentes como África y Europa. La idea es hacer una comedia más allá de lo regional, como Los tacones de Eva, a la que también le fue muy bien.  

Semana.com: ¿Cómo ve el tema del Rating?

J.C.P.: Ya es muy difícil guiarse por ese número. A veces los números hacen pensar que nadie ve un producto y resulta que sí, o a veces se piensa que es el más visto y es todo lo contrario. Ya nada alcanza los 30 puntos de antes pero es porque la dinámica ha cambiado, antes tenías que ver el partido y luego la novela, ahora los públicos son más específicos y tienen más opciones que los dos canales nacionales. Al tiempo hay cable, internet y plataformas como Netflix o HBO. Hoy es difícil llegar a más de 11 puntos de rating pero eso no habla o influye en la calidad de lo que se está haciendo. 

Le sugerimos: El año de los récords del cine en Colombia

Semana.com: Va a trabajar en tres proyectos personales, Luto, Roth y Los Ajenos Fútbol Club, ¿cómo serán?

J.C.P.: Sí, empiezo tres películas con mis propias productoras. Tienen una visión más personal, no sé si serán tan exitosas como las de Dago, no creo que me vaya tan bien. Serán cintas con humor negro, algo por el estilo de Relatos Salvajes o La Familia Belier.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.