Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/7/2016 9:30:00 PM

“En lo que menos confía la gente es en los medios de comunicación”

Semana.com habló Ethan Zukerman, el fundador de la red de blogueros más grande del mundo, sobre el devenir de los medios de comunicación.

Ethan Zukerman es uno de los grandes pensadores contemporáneos. Es profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y es quien dirige Global Voices, la comunidad internacional de más de 1400 blogueros y traductores en más de 100 países. Semana.com habló con él.

Semana.com: ¿De qué se trata Global Voices?

Ethan Zukerman: Global Voices es un proyecto que fundé hace 12 años, con la idea de hacer posible que la gente ponga atención a historias de otros países. Tenemos reporteros en casi todos los países que cuentan historias locales o nacionales que son importantes, pero que a veces no son escuchadas.

Con la cofundadora Rebecca MacKinnon pensamos que podría ser excitante tomar ventaja de los blogs y las redes sociales emergentes para que los reporteros que están en la periferia tengan mayor atención. Quizás si tienen una mayor visibilidad entonces las personas de otros lugares se podrán interesar en esas historias. De alguna manera, Global Voices es el medio más diverso geográficamente en el mundo. Además, es una organización sin ánimo de lucro, contamos con subvenciones, patrocinios, comisiones editoriales y donaciones para cubrir nuestros costos.

Semana.com: Usted dice que hay cosas que no le gustan de Facebook pero defiende los blogs, ¿por qué?

E.Z.: Uso Facebook y creo que esta red social es muy importante. Pero hay dos cosas que no me gustan. Una es que Facebook es el dueño y controla todo lo que escribes y públicas, en cambio los blogs son más independientes; si quieres escribir algo muy controversial será muy difícil que te bloqueen o te censuren. La segunda cosa con Facebook es que trata de conectarte con personas que son de tu mismo círculo social, con quien fuiste al colegio, a la primaria, al trabajo. Seguramente tus contactos son colombianos, de la misma ciudad, ellos buscan tenerte muy cerca de personas que ya son muy cercanas.

Semana.com: Tambien ha dicho que los medios de comunicación tienen que impactar en la sociedad, ¿a qué se refiere con esta frase?

E.Z.: En Estados Unidos los periodistas se sienten atacados porque las personas no quieren pagar por periodismo de calidad, dicen que los van a extrañar cuando se vayan. Pero ellos no explican por qué el periodismo es tan importante. Y es importante porque hace más poderosos a los ciudadanos, y ahora, alrededor del mundo, muchos ciudadanos no se sienten muy poderosos, se sienten alienados, destruidos, muchos no saben cómo pueden cambiar la sociedad (…) Creo que el periodismo en eso es muy débil y que está fallando en su labor de mostrarle a los ciudadanos cuando algo anda mal para que se movilicen y traten de arreglarlo.

Esta debilidad del periodismo tuvo implicaciones, por ejemplo, en el plebiscito por la paz. Pienso que los periodistas no lograron involucrar a la gente para que decidiera votar. Pero pienso también que ahora los periodistas necesitan ayudar a los ciudadanos a buscar soluciones para salvar las negociaciones con Farc.

Le puede interesar: “Los medios tradicionales están en una búsqueda idiota del clic”: Martín Caparrós

Semana.com: ¿Qué hacer con la desconfianza de los ciudadanos hacia los medios de comunicación?

E.Z.: Los ciudadanos no confían en ninguna gran institución. No confían en el gobierno, no confían en las entidades bancarias, en las universidades, pero en lo que menos confía la gente es en los medios de comunicación. Ellos saben que los medios son una pieza del sistema de poder del que ellos no son parte. Ahora, el periodista puede pensar: “Estoy trabajando muy duro, estoy haciendo mi trabajo, y no pasa nada”, o puede decir: “quizás los ciudadanos tienen razón, quizás ellos no tienen mucho poder en el gobierno, ¿podemos hacer que los ciudadanos se sientan poderosos?”. Este momento es muy importante porque podemos ayudar a las personas a encontrar el poder aun fuera del sistema político.

Semana.com: Varias veces ha dicho que quiere arreglar el periodismo, ¿cómo le ha ido con eso?

E.Z.: (Risas) Mi amigo Alberto Ibagüen, quien usualmente escribe para el Miami Herald y quien está al frente de la Fundación Knight, (una organización que invierte en investigación en periodismo, arte y otras humanidades), me dijo: “te daré dinero para que “arregles el periodismo”. Volví tres años después y le dije: “No puedo arreglar el periodismo, es muy difícil, nadie puede hacer eso”. Pero te puedo decir que me estaba haciendo la pregunta equivocada. La pregunta no es ¿cómo hacer que el periodismo sea financieramente sostenible?, la pregunta es ¿cómo hacer para que el periodismo sea relevante?”. Si no escribimos de tal forma que las personas quieran leernos porque saben que eso los hará sentir más poderosos, no estamos haciendo nuestro trabajo. Los medios deben entender que la forma de movilización de las personas ha cambiado, que ya no está relegado únicamente a círculos políticos.

Colombia tiene una ventaja porque ustedes tienen varios grupos poderosos, tienen el poder político, de traficantes, revolucionarios, paramilitares. Ustedes tienen esa noción de que no hay solo una fuente de poder. Hay que preguntarse cómo un ciudadano podría sentirse poderoso. En Colombia quedó demostrado que la gente no se siente poderosa al votar y por eso se abstuvo la mayoría en el plebiscito por la paz.

Le recomendamos: Las inspiradoras palabras de Alfredo Molano al recibir el Premio a la Vida y Obra

Semana.com: ¿Qué piensa acerca de la búsqueda constante de clics de los medios de comunicación?

E.Z.: No pienso que la publicidad sea una la forma adecuada para soportar el periodismo. Si quieren clics es porque quieren demostrar a sus clientes que alguien los va a ver. Eso no es sostenible. Pienso que la forma en que Reino Unido, Alemania y Japón han logrado hacer periodismo es porque el Estado apoya a los medios independientes y a los medios públicos.

Lo que pueden hacer los medios es buscar un público que se suscriba, que los apoye. Pienso que es un cambio que tendrá que darse en algún momento. El problema con ese modelo es que los medios serían solo para la élite y la parte que es más retadora o difícil es crear contenido de alta calidad para la gente pobre. Sin embargo, pienso que a lo largo del tiempo tenemos que entender que los medios son un recurso por el cual tenemos que pagar y si hay medios que lo hacen de una forma saludable y relevante, habrá gente que los apoye, y el gobierno podría dar dinero para que este recurso llegue entonces a los más pobres.

Semana.com Usted dice que el periodismo tiene que ser relevante pero al público también le interesa el entretenimiento…

E.Z.: La gente debe encontrar diversión y deleite en lo que lee. La gente necesita amar lo que lee y verse involucrado en la vida civil. En ese sentido lo que escribe no solo debe ser importante, necesita ser entretenido, divertido y enganchador. Y así debe ser cualquier tema. No tiene que ser necesariamente un tema de celebridades para ser entretenido.

Le sugerimos: “El error más común del periodista es el afán”: Jorge Cardona

Semana.com: ¿Cómo podría un medio digital cobrar por contenido?

E.Z.: Si la gente no siente que es más poderosa con estos medios, si la gente no siente que el periodismo impacta socialmente, ellos no van a leer y mucho menos van a pagar.

Un medio puede decidir ser más rápido que todos los demás, tener la noticia, ganar más clics a través de entretenimiento y vender publicidad, o la otra cosa que puede decidir es detenerse un momento y pensar “esta carrera por los clics es una muy mala idea (risas). Quizás es un tiempo de tener esa conversación acerca de lo que Colombia necesita del periodismo. ¿Cómo vamos a enfocarnos en dar información de calidad y hacer posible que la vida de los periodistas también sea digna? ¿De dónde van a venir los apoyos?”. Si yo trabajara pensando en un público como Colombia probablemente estaría apostando por buscar filántropos o personas que quieran apoyar investigaciones, más ayuda del Estado.

Le puede interesar: “La victoria del No fue un rechazo al sistema”

Semana.com: ¿Cómo hacer ese periodismo cuando todo pasa tan rápido?

E.Z.: Bueno ustedes son Semana, ustedes tienen que tener claro que son una revista. Aun en su portal digital como son revista la gente espera ver una publicación de revista, no de un periódico digital. Se supone que ustedes tienen tiempo de hacer lo más importante. Ustedes tienen toda una semana.

Tienen que pensar bien qué quieren hacer y con quién quieren competir. Competir los más rápidos no es probablemente la mejor decisión para una revista, o competir sacando las mismas notas de todos los demás medios no les dará una ventaja. Yo pienso que una revista puede competir dando el mejor análisis, el mejor y más profundo reportaje. Se trata simplemente de tener claro qué quieren ser y enfocarse en eso, en las historias profundas, de largo aliento.

En las revistas generalmente los equipos son más pequeños, entonces lo que pueden hacer es que cada periodista se dedique a hacer historias más largas. También deben enfocarse en tener una relación más estrecha con sus suscriptores, de tal manera que quieran apoyar investigaciones que respondan a las preguntas del público que está pagando por leerlos. Ellos no van a pagar por una noticia. Ellos van a pagar por un formato largo, profundo, que les cuente algo que de otra manera no se enterarían. No sabes cuánta plata le gana The New York Times o The Washington Post a tres investigaciones o crónicas largas y profundas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.