Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2016/09/21 00:24

“Las víctimas y los victimarios pueden convivir”

La actriz española María San Miguel habló con Semana.com sobre su obra ‘La mirada del otro’, el proceso de paz con ETA y la eventual visita de Mariano Rajoy a la firma de la paz.

María San Miguel.

María San Miguel es la directora de proyecto 43.2, una compañía de teatro española que ha trabajado con víctimas y victimarios de ETA, y que a través de su proceso de creación reflexiona sobre el conflicto del país vasco.

La compañía de teatro estuvo hace poco en Manizales, Medellín y Sonson, presentando ‘La mirada del otro’, una obra que hace parte de una trilogía sobre Euskadi,como se conoce el país vasco, en la que María San Miguel, Pablo Rodríguez y Ruth Cabeza narran el encuentro entre una víctima de ETA y el victimario.

Durante 70 minutos se puede ver a la hija de una víctima de ETA, que decide conocer al terrorista que asesinó a su padre. Esa hija representa a cualquiera de las 800 personas que el grupo mató hasta que se llegó a una tregua en 2011. A través del dialogo el público se da cuenta de que es posible convivir con esas personas que en otro tiempo hicieron cosas terribles.

Semana.com: ¿Qué aprendió al conocer a víctimas y victimarios de ETA?

M.S.: Antes de conocerlos pensaba que un victimario tendría que estar toda su vida en la cárcel. Pero después de haber conocido a ex miembros de ETA y a las victimas cambié la forma de pensar. Aprendí sobre las segundas oportunidades, que hay gente puede cambiar, que aun cuando alguien haya matado a otra persona sigue siendo un ser humano, que es necesario preguntarse qué le pasó a esa persona para que llegara a hacer algo tan terrible… Hay victimarios que han hecho reflexiones que sirven para la sociedad porque son las mejores pruebas para deslegitimar la violencia.

Semana.com: ¿Qué tal presenciar ese encuentro de víctimas y victimarios en 2011?

M.S.: En 2011 se dio ese encuentro y se sigue dando. Es algo impresionante. Es una lección de vida ver que las víctimas y los victimarios pueden conversar y convivir sin problema. Por ejemplo, Ibon Etxezarreta, uno de los asesinos del político Juan María Jáuregui, ha asistido dos veces a los homenajes que le hace la familia para conmemorar su muerte… Es una lección de humanidad y convivencia verlos conversar y convivir en un mismo espacio, a pesar de que están separados por hechos tan traumáticos como es el asesinato.

Semana.com: ¿Qué tal el recibimiento de ‘La mirada del otro’ en Medellín, Manizales, Sonson?

M.S.: El primer día en Medellín nos esperó Soledad, una mujer de unos 70 años. Ella estaba llorando y al salir nos dice: “Muchas gracias, iba a votar No pero después de verlos voy a cambiar mi voto”. Ha sido emocionante saber que estamos contribuyendo a la paz y a que la gente reflexione y se sienta acompañada. Que sienta que es posible que los victimarios se arrepientan, que es posible la convivencia, que es posible que las cosas se arreglen hablando.

Semana.com: En Colombia muchas personas quieren votar por el No al plebiscito por la paz porque no conciben que los victimarios no paguen por lo que hicieron…

M.S.: Conozco a mujeres víctimas de ETA, el grupo que mató a sus maridos. Y ellas me decían que preferían la paz, que ellas preferían ver a los victimarios libres con tal de que nadie más pase por el dolor que ellas han tenido que sufrir. Si las personas que están involucradas en el conflicto y que han sufrido con él están por el Sí, ¿quiénes somos los demás para decir que no? A los del No les digo que se sienten con un victimario, con un desmovilizado y que se miren a los ojos durante un rato.

Semana.com: A muchos les molesta que algunos responsables no van a tener que pagar cárcel…

M.S.: No me voy a meter en el debate de si debe haber o no cárcel. Debe haber un castigo para mostrarle a los victimarios que lo que hicieron estuvo mal. Pero el Estado tiene la obligación de generar un sistema penitenciario que permita la reinserción de estas personas en la sociedad, que les dé herramientas para convivir con el otro y rechazar la violencia.

Semana.com: John Carlin escribió en el diario El País que era una vergüenza que el presidente Mariano Rajoy viniera a la firma del proceso de paz. ¿Está de acuerdo con eso?

M.S: Me parece de un cinismo de tal calado que el presidente de mi país, que no ha hecho nada, absolutamente nada, por el proceso de paz en nuestro país venga a la firma de paz que se me cae la cara de vergüenza como española.

Somos la única compañía española de teatro que trabaja sobre el proceso de paz en sentido de la construcción de la memoria, de la educación, de la no repetición, y hemos venido a Colombia sin ninguna ayuda del gobierno español porque no les interesa que se cuente nada positivo del proceso de paz de España… Me parece vergonzoso, cínico, me da asco, me horroriza pero sobre todo me da mucha vergüenza que este señor, que ha utilizado la política del miedo, afirmando que ETA va a volver a las armas, venga a la firma del proceso de paz.

España pudo haber aportado al proceso de paz en Colombia desde la experiencia que ha tenido con ETA. Aunque son procesos muy distintos, pudo aportar desde la experiencia del desarme de un grupo guerrillero y desde la convivencia con los ex miembros de este grupo que ya no utiliza las armas hace 5 años. Pero España no ha apoyado en nada al proceso de paz en Colombia y que venga ese señor a la firma de paz… bueno me cabrea mucho, él mismo se retrata.

Semana.com: Se ganaron la beca de creación de BBVA para hacer la última parte de la trilogía que se llama ‘viaje al fin de la noche’...

M.S.: El intento de ETA por defender sus raíces y su lucha para ser un país libre con una nacionalidad vasca terminó convirtiéndose en algo horrible por el uso de la violencia. La identidad en común que tienen las personas de este país vasco es el dolor. En esa obra se hablará del dolor producto de las acciones de ETA, del GAL y las torturas. La idea es presentarlo en mayo de 2017 en la Sala Cuarta Pared de Madrid. De nuevo será un espectáculo de teatro naturalista con espacio muy vacío donde sea el actor y la palabra quien lleve el peso de lo que se cuenta.

Semana.com: ¿Por qué es importante narrar ese tipo de historias?

M.S.: En mi país no tenemos resuelto lo que pasó en la guerra civil española. Muchos no recuerdan, por ejemplo, que somos el segundo país con más asesinatos en fosas comunes después de Camboya. Tenemos grandes problemas con la memoria. En mi país preferimos olvidar, pero la memoria es necesaria para la no repetición. Es necesario saber de dónde venimos para la construcción de la identidad. Aunque no soy vasca reflexiono sobre lo que pasó en Euskadi porque ha pasado en mi territorio.



Proyecto 42.3 podría presentarse nuevamente en Colombia en octubre de este año en Cali y en Bogotá con ‘La Mirada del Otro’. La obra ha sido recibida con aplausos por la crítica, gracias a al rigor con que se trata la problemática de la violencia y el encuentro entre víctimas y victimarios.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.