Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2004/04/18 00:00

"Es una película sobre la condición humana"

'La flor del mal' cuenta la historia de una familia que generación tras generación carga con el sentimiento de culpa de alguien que cometió un crimen.

La flor del mal', de Claude Chabrol, también estará en Eurocine. Diego Garzón, de SEMANA, habló en París con Mélanie Doutey, protagonista de la película.

Claude Chabrol es una leyenda del cine mundial. Desde que se dio a conocer a través de la revista Cahiers Du Cinéma en los años 50, al lado de otros grandes como Eric Rohmer, siempre ha causado revuelo dentro del público. Su producción cinematográfica es muy extensa y su más reciente película, La flor del mal (2003), se proyectará en Eurocine.

La actriz Mélanie Doutey, de 25 años, hija del actor y productor Alain Doutey, comenzó su carrera en 1999 en televisión. Ha actuado en tres películas y ahora protagoniza La flor del mal. La historia comienza con una mujer que ha sido absuelta de un crimen que probablemente sí cometió durante la Segunda Guerra Mundial. Esa culpabilidad parece transmitirse de generación en generación en su familia. El filme se desarrolla en Burdeos, Francia, en la actualidad, durante las elecciones municipales. Allí también ocurre otro crimen.

SEMANA: ¿Cómo fue la experiencia de trabajar con Chabrol?

Mélanie Doutey: Fue muy emocionante por todo lo que él representa. Cualquier actor en Francia sueña trabajar con él, y en el momento del rodaje es un bromista de primera. Todo el tiempo está sonriendo, haciendo bromas, disfruta mucho su trabajo. Es estricto pero también, un ser increíble.

SEMANA: Muchos recuerdan a Chabrol por lo que hizo hace muchos años, pero la crítica no ha sido muy favorable con él en sus últimas películas.

M.D.: Él ya hizo lo que tenía que hacer. En ningún momento él está pensando en que debe hacer esto o lo otro para llamar la atención del público pues el público sigue viendo sus películas, y con mucho entusiasmo. Como te dije, ante todo, él disfruta rodando, él ama su profesión.

SEMANA: Aparte de trabajar con Chabrol, ¿qué le llamó la atención del guión?

M.D.: Es una película con un trasfondo político importante. Detrás de las relaciones turbulentas dentro de la familia Vasseur, todo el tiempo hay un ambiente de traición, de incertidumbre. No es una historia simplemente, yo creo que eso es lo importante: se habla de la condición humana, del hombre mismo. Mi personaje, Michèle Charpin-Vasseur, hace parte de la tercera generación de la familia y siente el peso de la historia, de su pasado, de un pasado oscuro.

SEMANA: Dentro del reparto, usted es una de las más jóvenes, ¿sintió presión al trabajar con actores más experimentados?

M.D.: No, la verdad me sentí muy cómoda. Hubo un momento, una escena, en que cometí muchos errores y tocó repetirla varias veces. Pero tanto los actores como Chabrol se portaron muy bien y no hubo problema en ese sentido.

SEMANA: ¿Con qué director le gustaría trabajar?

M.D.: Me encantaría con Alejandro Aménabar, el director de Tesis y Los otros.

SEMANA: ¿En qué proyecto está trabajando actualmente?

M.D.: Acabo de terminar el rodaje en España de Lobo, una película que protagonizo con Eduardo Noriega (Tesis). Es dirigida por un director joven llamado Miguel Courtois y cuenta la historia de Miguel Lejarza, conocido como 'el Lobo', un agente de servicio secreto de España que se infiltró en ETA en los 70. La película se debe estrenar este año.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.