Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2000/09/25 00:00

¿Es el ‘rock’ un plagio del ‘blues’?

Un tribunal acusa a los Rolling Stones de apropiarse indebidamente de viejas canciones del ‘blues’. Se abre el debate.

¿Es el ‘rock’ un plagio del ‘blues’?

La música de los Rolling Stones siempre ha lindado con el escándalo. El primer dardo, a manera de pregunta, lo lanzaron a comienzos de los 60 periodistas indignados con la imagen ruda y salvaje de Mick Jagger y sus secuaces: “¿Dejaría a su hija salir con un Rolling Stone?”.

Pero, siendo hoy cincuentones y compartiendo la escena musical con actos aún más rudos y salvajes, la controversia a su alrededor ya no ocupa las primeras planas. Por eso no ha sonado tanto un caso que en verdad es bastante interesante. Un tribunal de California acaba de fallar que los Stones deben pagar regalías atrasadas de 31 años por la interpretación del tema Love in Vain y su inclusión en un viejo long-play llamado Let it Bleed.

Cuando salió Let it Bleed, en 1969, la casa disquera consideró que Love in Vain era un tema de dominio público, y así se referencia en los créditos del disco. La canción había sido grabada originalmente en junio de 1937 por el cantante de blues Robert Johnson, pero en aquel entonces las diligencias de derechos de autor eran mucho más laxas. Así que se asumió que un tema con tanta antigüedad (y habiendo fallecido su autor en 1938) ya no requeriría del pago de regalías, y los Rolling Stones la han cantado desde entonces con total despreocupación.

La decisión del tribunal se convierte, entonces, en una voz de alerta para muchos músicos de rock. Y es que, de seguir investigando sobre posibles citas, versiones sin reconocimiento debido, préstamos de textos o acordes y, en fin, momentos en que la música rock demuestre adeudarle algo al blues, la lista será tan inmensa que pocos jueces querrán medírsele al asunto.

El rock es un derivado del blues (y dirán los extremistas que un plagio) desde que Elvis Presley grabó su primera canción, That’s All Right Mama, que era en realidad la versión libre de una melodía que antes había cantado el músico negro Arthur Crudup. Los Rolling Stones son solo un símbolo del funcionamiento del más aguerrido rock and roll, que recurre al blues cada cierto tiempo para recargar baterías, inspirándose directamente en él.

Grupos hoy consagrados como Led Zeppelin, Cream o Ten Years After tienen al blues como materia prima. Una pesquisa legal evidenciaría que sus melodías fueron tocadas antes por músicos como Robert Johnson. Pero si se investigara aún más a fondo, aparecerían entonces los primeros trovadores venidos de Africa como los verdaderos autores, y ahí se dificultaría en verdad saber a quién deben ir las regalías.

Los buenos músicos de rock saben que el blues no es creación de uno u otro autor, sino la savia que fluye a través de sus melodías. A los Rolling Stones los admiramos por su constancia en el arte de reivindicar ese patrimonio musical, y los seguiremos admirando así vengan mil multas más.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.