Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/29/1994 12:00:00 AM

ESCALOFRIANTE

Sobrecogen la soledad y la indefensión de Low Murtra en el momento de su asesinato. Gómez Valderrama: otro caso similar.

EL CASO LOW MURTRA
OLGA GONZALEZ REYES
PLANETA, BOGOTA, 1994.
$ 7.900
Todo o casi todo, lo que dice este libro lo sabíamos los colombianos: que Enrique Low Murtra se jugó valerosamente la vida cuandos como ministro de Justicia de Virgilio Barco, firmó la detención con fines de extradición de los capos Ochoa Vásquez, Escobar y Rodríguez Gacha; que salió del país como medida de seguridad; que fue víctima de claras y numerosas amenazas; que el presidente Gaviria y su canciller Luis Fernando Jaramillo lo relevaron de la embajada en Suiza, obligándolo a regresar y no se preocuparon por proteger su vida; que fue asesinado por el narcotráfico; que su viuda fue tratada a las patadas por la Cancillería para obtener ciertos pagos que le adeudaban a su marido y que, finalmente, debió emigrar al Japón, su país de origen, porque en Colombia no encontró los medios para subsistir económicamente.
Aquello que los colombianos no sabíamos, y que el libro relata, es la petit histoire, los hechos mezquinos que propiciaron el doloroso drama. Así, resulta escalofriante constatar, con transcripción de documentos y con testimonios textuales, cómo Low Murtra, ya muy amenazado, se sintió perdido cuando ocurrió el cambio de gobierno, pues no había congeniado con César Gaviria en el gabinete, en la época en que ambos se desempeñaban como ministros de la administración Barco. Y, como en una novela de terror de las más clásicas, el lector va descubriendo, por un lado, a un personaje solo, sin recursos, acosado y en verdadero peligro, y por otro lado, al poder prepotente, sordo a los requerimientos que, por diversos conductos, se le hizo llegar para que el ex ministro permaneciera fuera del país y ciego frente al evidente peligro que corría su vida.
La Procuraduría inexplicablemente exoneró de responsabilidades al presidente Gaviria, al Canciller y a los directores del DAS y de la Policía. Sin embargo, esa muerte pesará siempre sobre la conciencia colectiva del país.
Como pesará también, y por la conducta de los mismos dirigentes, la muerte prematura de Pedro Gómez Valderrama, el destacado escritor y honorable servidor público. Gómez Valderrama fue relevado del cargo de embajador en España, tres meses antes de que cumpliera el tiempo reglamentario para obtener su jubilación. En este caso de nada sirvieron tampoco las peticiones al canciller Jaramillo para que retardara 90 días el cambio: "La cancillería no es una casa de beneficencia", le contestó impávido a un amigo del escritor.
Sin ese recurso, al que tenía pleno derecho y que en forma tan miserable le negó el gobierno, Gómez Valderrama no pudo, cuando regresó al país, organizar su vida en tierra baja como le ordenaron los médicos, para sobrellevar una afección pulmonar. Obligado a permanecer en Bogotá, su salud se deterioró rápidamente, hasta llevarlo a la muerte prematura, convirtiéndose así en otro Low Murtra de la administración Gaviria.


AMOR Y GUERRA
Una de las parejas más célebres de este siglo es la que conformaron Zelda Sayre y Scott Fitzgerald. Vivieron y se amaron con tal ferocidad que finalmente quedaron los dos destrozados, como en medio de un campo de batalla: ella enloqueció y él, alcoholizado, se suicida a los 44 años.
El mejor testimonio de esta hermosa y a la vez feroz historia, que ha dado mucho de qué hablar a los biógrafos del gran escritor, se encuentra en la correspondencia de ambos, tan intensa y apasionada como sus propias vidas.
Por todo ello resulta una buena noticia la reciente publicación en un volumen de dicha correspondencia, ya traducida al castellano, con el título de F. Scott y Zelda Fitzgerald: cartas de amor y de guerra (1919-1940). Ojalá llegue pronto a las librerías del país.

NOVEDAD
DE LA SOCIOLOGIA A LA HISTORIA.
JAIME JARAMILLO URIBE.
COMPILACION DE GONZALO CATAÑO, UNIANDES, BOGOTA, 1994
Jairo Jaramillo Uribe es uno de los intelectuales más completos con que cuenta hoy el país, como lo demuestra su extensa bibliografía, desarrollada durante décadas de trabajo, en un silencioso retiro académico.
El título de este volumen alude a sus dos grandes vocaciones: la sociología y la historia. Sin embargo, el compilador, Gonzalo Cataño, ha querido mostrar también al pensador y al educador, con escritos sobre filosofía y educación. Así, el volumen reune 32 textos de Jaramillo Uribe, no recogidos en libro hasta el momento y algunos de ellos inéditos, y fue ordenado de acuerdo con los temas y disciplinas mencionados. Por tratarse de una de las figuras más notables de la historiografía colombiana contemporánea, resultan de particular interés los ensayos sobre el método, la investigación y la función de la historia, así como la charla sobre el origen de los modernos estudios históricos en el país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.