Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/12/2013 4:00:00 AM

Escritores colombianos en condición de extranjeros

Dos escritores de origen colombiano están dando mucho de qué hablar en Estados Unidos. Sergio de la Pava y Patricia Engel hablaron con SEMANA sobre su promisorio futuro literario.

Aunque sus universos literarios son muy diferentes, Sergio de la Pava y Patricia Engel tienen mucho en común. Ambos son jóvenes narradores, tienen una carrera promisoria, han publicado dos libros, nacieron en Estados Unidos y sus padres son colombianos. 

En los últimos meses también han dado mucho de qué hablar. De la Pava recibió el prestigioso premio PEN al debut literario de 2013 por su novela A Naked Singularity y lanzará próximamente una reedición de su novela Personae. Por su parte, Engel publicó en agosto su primera novela, It´s Not Love it´s Just Paris, después del éxito de su ópera prima, Vida, de 2011. 

Sus libros aún no han llegado al mercado latinoamericano, pero están en proceso de traducción y aparecerán el año entrante. A Naked Singularity será publicado por Pálido Fuego, una editorial independiente española, y Vida estará en el catálogo de Grijalbo. 

“El proceso de traducción ha sido lento, pues es casi como escribir de nuevo el libro, que tiene casi 700 páginas. Yo revisaré la versión final”, le dijo De la Pava a SEMANA desde su casa en Nueva York. La versión en castellano de la extensísima novela de De la Pava y el primer libro de Engel son dos de los lanzamientos editoriales más esperados en Colombia. 

Si bien los dos son autores estadounidenses, ambos hablan español y tienen una fuerte relación con Colombia. De la Pava, de madre caleña y padre manizaleño, nació en New Jersey, donde creció y estudió. Más adelante se formó en Derecho y hoy trabaja en las cortes de Nueva York. A pesar de que la trama de su primera novela se centra en Manhattan es indudable que hay un rastro de Colombia, que visita con cierta regularidad. 

“Sería absurdo negar que vengo de una familia de inmigrantes y que eso no permea mi escritura. De hecho me considero un novelista colombiano que escribe en inglés”, dice. A Naked Singularity se nutre del trabajo de De la Pava en los juzgados y en las calles de Nueva York. Es una novela polifónica que, además del premio PEN, ha tenido muy buenos comentarios. 

Stuart Kelly, comentarista de libros de The Guardian, escribió que, aunque no se trataba de una obra perfecta, se inscribe dentro de lo que se conoce como el ‘realismo histérico’ y comparó el trabajo de De la Pava con plumas tan reconocidos como David Foster Wallace y Jonathan Lethem.

Para Engel, de padres paisas, el tema de su origen también ha sido fundamental. “En casa de mis padres siempre hubo referencias agradables a Colombia. Pero cuando salía era diferente, tuve que soportar muchos comentarios odiosos. Eso, lejos de acomplejarme, me hizo sentir orgullo de mis orígenes”, le dijo a SEMANA desde Miami. 

Engel estudió Literatura Francesa e Historia del Arte y trabajó mucho tiempo en diferentes oficios. “Escribir era una entretención de fin de semana. Pero un día decidí hacer una maestría en Escritura Creativa y dedicarme a eso”, cuenta. Durante sus estudios Engel le empezó a dar forma a una voz muy fuerte. Creó un personaje llamado Sabina, una especie de álter ego literario, que protagonizaba todas sus historias. 

Después de un tiempo se dio cuenta de que había terminado un libro completo. “Nunca lo planeé como un libro de cuentos o como una novela, es simplemente un libro que es así, sin una etiqueta específica”. Así nació Vida, una colección de textos que recogen las experiencias de una joven de origen colombiano. “Lo que hace tan sorprendente esta historia de formación es la voz particular que Engel logró: una voz inmediata, sin sentimentalismos y directa”, escribió Michiko Kakutani, la temida crítica de libros del New York Times, sobre Vida.

De la Pava y Engel son conscientes de que su trabajo se inscribe dentro de una ola de autores nuevos, de orígenes diversos, que están publicando sus trabajos con mucho éxito en Estados Unidos. El ejemplo emblemático es Junot Díaz, hoy considerado uno de los autores estadounidenses más relevantes, con Teju Cole y Justin Torres entre otros. 

De la Pava sabe que es un fenómeno importante y, aunque conoce a los otros autores, prefiere no establecer conexiones: “Yo simplemente escribo, esa tarea es de los críticos”. Pero afirma que la multiculturalidad es un tema que le interesa muchísimo y que nutre el trabajo de cualquier artista. A Engel le parece normal que esto ocurra pues “Estados Unidos es, a pesar de todo, un país de inmigrantes”.

Otro de los puntos en común entre los dos es el juego con el lenguaje. Engel y de De la Pava narran en inglés, pero toman voces del español. “No creo que sea ‘spanglish’, de hecho no creo que eso exista. Es literatura en inglés que juega con algunos modismos del español. Ese juego me permite un rango más amplio de expresión. No lo veo como un defecto. Al contrario: para mí es una ventaja contar con esos dos recursos de lenguaje”, dice Engel. 

Ambos conocen bien la literatura colombiana y citan a Gabriel García Márquez, Fernando Vallejo, Juan Gabriel Vásquez y Héctor Abad entre sus lecturas. Además, ninguno de los dos descarta la posibilidad de escribir en castellano algún día.  

En sus nuevos proyectos ninguno de los dos abandonó el tema de la inmigración. En It´s Not Love, It´s Just Paris, Engel, de nuevo, narra la historia de una joven de origen colombiano en la capital de Francia: “Quería explorar las diferencias entre ser extranjera en Estados Unidos y en Europa”, dice.

Mientras tanto en Personae, De la Pava cuenta las aventuras de un detective estadounidense de padres colombianos. Los dos concuerdan en que la imagen del país que aparece en su literatura tiene que ver más con sus recuerdos –a veces idealizados– que con la realidad. Y concluyen que la condición de extranjeros, que siempre los acompañará, es determinante para nutrir sus historias. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1832

PORTADA

El fantasma del castrochavismo

La mitad del país cree que Colombia está en peligro de convertirse en la próxima Venezuela. ¿Cuáles son las posibilidades reales de que eso suceda?