Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1992/10/05 00:00

ESPACIO AL ARTE

A partir del trabajo de 20 diseñadores de ambientes, la Galería El Museo demuestra que este oficio cada día tiene más de arte y menos de afición.

ESPACIO AL ARTE

EN DISEÑO DE AMBIENTES, LA TENDENcia de moda es la libertad de estilos. En otras palabras, la ausencia de modas. A los diseñadores cada vez les interesa menos imponer una línea. Hoy en día su trabajo está enfocado alrededor del hombre que va a habitar el espacio que se piensa diseñar, Por eso en "Deco 92", la exposición de diseño de ambientes que actualmente se lleva a cabo en la Galería El Museo, de Bogotá, los 20 diseñadores participantes no pretenden otra cosa que hacer propuestas. Sencillamente proponen, en una amplia gama de posibilidades, para que el espectador comprenda que no está obligado a aferrarse a un estilo determinado. Proponen para que el observador entienda que todo es posible en materia de diseño de interiores, pero lo importante es que responda a sus necesidades, a sus gustos, a su forma de ver el mundo.
"A la hora de diseñar, el propósito fundamental debe ser el de proporcionarle al usuario un ambiente agradable -asegura Gustavo Gómez Casallas, director de la Asociación Colombiana de Diseñadores-, un lugar con el cual se identifique plenamente y se sienta a gusto. De ahí que cada diseño deba construirse a la medida del hombre que lo va a habitar".
Por eso, en un diseño de ambientes influyen el temperamento de la persona, su oficio, su ciudad de origen, sus recuerdos y sus ambiciones. Estos elementos son los que, en últimas, determinan el color de las paredes, el material de los muebles, el estilo de las obras de arte, los objetos de la decoración.
El diseñador, con estos parámetros, busca la ubicación ideal de cada elemento, la forma ideal de iluminarlos, el contraste y la armonía que éstos establecen y, en definitiva, la mejor manera de relacionarlos. Pero no sólo pensando en diseñar atmósferas atractivas: parte esencial de su trabajo consiste en buscar, además, la funcionalidad del ambiente, y el aprovechamiento de cada centímetro del espacio del cual se dispone.
"Deco 92" nació a partir de una convocatoria de la firma Flexalum. Por eso es recurrente el empleo de la persiana, pero no como una imposición. Lo que se pretendía, en realidad, era desafiar a estos 20 diseñadores para que jugaran con un mismo elemento y lo incorporaran de alguna manera en sus trabajos, sin importar el tipo de espacio.
El resultado es bien interesante, porque cada cual juega con la persiana a su manera. En algunos casos aparece como protagonista de la decoración. En otros, como un elemento secundario que el artista maneja como si se tratara de un cuadro, de una escultura, de un revolucionario florero, de una silla centenaria o de un baúl cargado de recuerdos.
La única conclusión posible es que los diseñadores cada vez asumen con más énfasis su papel de artistas. Porque ya no se trata exclusivamente de maquillar una pared, o de adornar un rincón. Se trata de convertir un espacio en el mejor lugar posible para que una persona o una familia vivan completamente a gusto. ·

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.