Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1992/02/24 00:00

ESPERANZA DE VIDA

LA PELICULA DE RANDA HAINES DEMUESTRA QUE LA HUMANIDAD DEL MEDICO NO ESTA SOLO EN LA CURACION.

ESPERANZA DE VIDA

UNA COSA ES enfrentarse a una enfermedad en calidad de médico y otra muy distinta enfrentarse a ella como paciente. La más reciente realización de la directora Randa Haines, quien no dirigía desde su exitosa película "Te amaré en silencio", es el fiel reflejo de esa difícil reconciliación entre médico y paciente.
Si bien han sido muchas las películas que tratan sobre esa relación entre enfermos incurables y médicos rehabilitadores, "Esperanza de vida" ofrece una nueva faceta: es el propio médico el que sufre el drama de ser un enfermo como cualquier otro.
William Hurt, aclamado por su trabajo en "El beso de la mujer araña ', hace el papel de un frío cardiólogo al que le encuentran un tumor maligno en la garganta. Gracias a su enfermedad, el implacable cirujano va descubriendo en otros pacientes afectados el lado humano que él había descuidado en su profesión: el miedo al diagnóstico, la crueldad de una radioterapia, la angustia por una operación. En pocas palabras, su humanización como médico se logra a través de su experiencia de paciente.
El intento por salvar el abismo entre la práctica médica y su faceta humana al tratar un paciente, hace de esta película un ejemplo de que en la ciencia médica no sólo están involucrados los órganos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.