Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1983/06/27 00:00

ESPIONAJE TEGNOLOGICO

La URSS, mediante la KGB, se apoderó de los más valiosos secretos tecnológicos de otras naciones.

ESPIONAJE TEGNOLOGICO

"KGB hoy, la mano escondida", John Barron, Reader's Digest, New York, 1983
El libro titulado "La KGB hoy, la mano escondida" contiene una detallada documentación sobre ese clandestino aparato de espionaje soviético. Combinando las explicaciones didácticas y una narración excitante, esta investigación ofrece un retrato vivo de la acción de los oficiales y los agentes de la KGB en el mundo.En su investigación, John Barron tuvo acceso a los más importantes espías que desertaron o fueron atrapados en los años recientes. Muestra cómo la KGB robó diariamente los más valiosos secretos tecnológicos de las otras naciones, cómo trata de manipular la opinión pública y la política de otras sociedades También asegura que la URSS utiliza organizaciones, como los movimientos pacifistas, para sus propios intereses.
El señor Barron con este libro ha lanzado una clara advertencia "a todo el mundo libre" sobre los métodos y propósitos de esta organización, campaña de advertencia que desde hace años la compañía editorial norteamericana "Reader's Digest" viene realizando desde su popular revista "Selecciones". Barron, editor de "Reader's Digest", señala en su libro que 400 autoridades soviéticas en Estados Unidos son espías cuyo principal objetivo es robar tecnología militar: "En consecuencia, los contribuyentes norteamericanos en los próximos años deberán pagar miles de millones de dólares para compensar las armas soviéticas que no se lograrían sin la tecnología estadounidense".
Por otra parte, el libro ha despertado controversia en el Japón, pues afirma que unas 30 autoridades oficiales, periodistas y políticos de este país estaban incluidos como espías soviéticos. El libro incluye un apéndice que delinea la organización interna de la KGB y da una lista de soviéticos expulsados de varios países desde 1974, acompañada con fotos ilustrativas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.