Martes, 17 de enero de 2017

| 2002/04/08 00:00

Europa en lata

En ocho ciudades de Colombia Eurocine 2002 ofrecerá durante abril y mayo películas de nueve países europeos.

Europa en lata

Cuando Eurocine comenzó en 1995 era casi una curiosidad. En aquel entonces las producciones de Hollywood dominaban la cartelera. Hoy en día las cosas son a otro precio. Ir a cine otra vez está de moda y un creciente número de cinéfilos están pendientes de las películas que se producen en otros países del mundo. De hecho, las estadísticas de asistencia a las distintas versiones de Eurocine así lo confirman. En 1995 asistieron 8.900 personas a todas las proyecciones y el año pasado esta cifra fue de 75.000.

Gracias a Eurocine el público de Colombia pudo apreciar grandes obras maestras del cine contemporáneo europeo, como Escrito en el cuerpo, del director británico Peter Greenway, y Los amantes del círculo polar, del español Julio Medem. En esta edición Eurocine presenta producciones premiadas, como Amor rebelde (Fucking Åmål), de Suecia, ganadora del Premio Teddy a la mejor película del Festival de Berlín 1999; La intocable, mejor película alemana del año 2000; Rosetta, Palma de Oro a mejor película y mejor actriz del Festival Internacional de Cine de Cannes 1999, y Nacional 7, Premio del Público del Festival de Berlín 2000 y Premio de la Crítica en el Festival de Cine de Londres 2000.

Eurocine, a diferencia de los festivales convencionales, no se limita a una ciudad. Este es un festival itinerante y en la versión 2002 estará en ocho ciudades del país. Del 11 al 22 de abril se presentará en Bogotá (Cinemateca Distrital, Museo de Arte Moderno, Sala Fundadores, teatro Avenida de Chile, Centro Cultural Skandia y Cinemanía). Del 24 al 30 de abril estará en Barranquilla, en Medellín del 25 de abril al 6 de mayo, en Cali del 2 al 12 de mayo, en Manizales del 8 al 15 de mayo, en Pereira del 9 al 16 de mayo y en Popayán y Bucaramanga del 13 al 19 de mayo.

Las peliculas

De España, país que actualmente ocupa la presidencia de la Unión Europea, se presentarán Juana la Loca, de Vicente Aranda, que recrea un tormentoso episodio de la historia de la realeza española; Anita no pierde el tren, de Ventura Pons, comedia de amor y también un nostálgico homenaje al cine; Visionarios, de Manuel Gutiérrez Aragón, película que narra las apariciones de la Virgen en un pueblo poco antes de la Guerra Civil, y El cielo abierto, de Miguel Albadalejo, una divertida comedia que involucra a un siquiatra, la mujer que acaba de abandonarlo y la suegra que se instala en su piso y lo culpa de la fuga de su hija.

Suecia trae a Eurocine Ilusiones, de Daniel Bergman (hijo del legendario Ingmar), una tragicomedia que enlaza seis historias que sirven de pretexto para examinar las relaciones de pareja y, de paso, a la Suecia contemporánea, y Amor rebelde (Fucking Åmål), de Lukas Moodysson, fábula urbana que relata una relación entre dos mujeres que comienza como un juego y termina desbordándolas. Por Alemania participan La intocable, de Oskar Roehler, metáfora más acerca de la vida luego de la caída del muro de Berlín; Crazy, de Hans-Christian Schmid, un retrato de diversas pasiones e inquietudes juveniles tales como la amistad, el amor como primera experiencia, la creación musical, los deseos, la soledad y el anticonvencionalismo; En julio, de Fatih Akin, historia de amor de un joven profesor sin mucho éxito y una joven turca de la que se enamora y decide seguir hasta Estambul, e Iluminación garantizada, de Doris Dörrie, un viaje en busca de la verdad a un monasterio zen en Japón que termina en una pesadilla de medianoche en la jungla de neón de Tokio.

Bélgica trae a Eurocine 2002 Rosetta, de Luc y Jean-Pierre Dardenne, la historia de una jovencita que quiere salir de la marginalidad, un retrato social de la juventud de hoy, de los jóvenes que en ocasiones se convierten en depredadores y recurren a métodos violentos para sobrevivir. De Francia llegan La terapia del placer, de Jean-Pierre Sinapi, una muy premiada tragicomedia que reflexiona sobre los sentimientos más escondidos del hombre; Trouble every day, de Claire Denis, una cinta que aborda el tema de la antropofagia; Stand by, de Roch Stephanik, una comedia irónica que mira la vida de una mujer casada y dependiente que decide darle un vuelco a su vida y dedicarse a la prostitución; y Liberté Oléron, de Bruno Podalydès, una historia familiar que ocurre durante unas vacaciones en una playa del litoral atlántico francés; Italia trae Quemada, de Gillo Pontecorvo, filmada en Cartagena en 1969 y que Marlon Brando considera como la mejor actuación de su vida, y La lengua del santo, de Carlo Mazzacurati, una comedia que involucra a dos viejos amigos aburridos de la monotonía que deciden robarse una reliquia religiosa.

Holanda participa con El encuentro, de Nora Hoppe, un filme experimental que explora el exilio de un afgano en Bruselas, y Lágrimas negras, de Sonia Herman Dolz, una película anterior a Buena Vista Social Club que sigue los pasos de la Vieja Trova Santiaguera durante su gira europea en 1997. Del cine portugués llegan Mal, de Alberto Seixes Santos, varias historias en una; Cuando truena, de Manuel Mozos, y Tentación, de Joaquim Leitâo, la historia de un sacerdote católico que debe enfrentarse con sus propios demonios. Por último, de Gran Bretaña llega Nada personal, de Thaddeus O’Sullivan, una cinta que narra un episodio de la guerra civil que azota a Irlanda del Norte.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.