Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1997/05/05 00:00

EVITA 20 AÑOS DESPUES

Esta banda sonora pone de relieve la capacidad vocal de Madonna para medírsele al clásico de Andrew Lloyd Webber y Tim Rice.

EVITA 20 AÑOS DESPUES

Acomienzos de la década de los 70, los compositores Andrew Lloyd Webber y Tim Rice saltaron a la popularidad con su versión operática-rock sobre la pasión y muerte de Jesucristo en su conocido Jesucristo Superestrella. El éxito y polémica que resultaron de esa obra llevaron a Lloyd Weber y Rice a componer otras obras bajo premisas similares, la primera de ellas en 1973 en torno de la vida de Eva Perón. La vida de esta especie de heroína argentina de finales de los años 40 y comienzos de los 50 se convirtió en Evita, otro montaje escénico y operático presentado oficialmente a mediados de 1978 en Londres. Convertido en grabación discográfica, recibió un premio Grammy como mejor musical y dejó conocer el tema Don't Cry For Me Argentina (No llores por mí Argentina), un verdadero clásico de la música popular moderna del que se han grabado más de 70 versiones distintas. Desde 1976, el director Alan Parker había tenido la idea de llevar Evita al cine, pero solo hasta el año anterior lo hizo realidad. Para ello asignó a la polémica Madonna el rol principal, seguramente con la idea de garantizar una voz reconocida que pudiera desempeñar el papel de actriz y cantante. Con la colaboración de sus propios compositores, la música de Evita se puso nuevamente en acción con una banda sonora meticulosamente elaborada a nivel de orquestación y cediéndole a Madonna sus mejores momentos musicales. Así que no puede ser otra sino ella la que saque a relucir lo más destacado _incluyendo el Don't Cry For Me Argentina_ de un disco de película en el que también vale mencionar los créditos vocales de Jonathan Pryce y Jimmy Nail, no así los de Antonio Banderas, quien en su no muy fluido inglés deja en claro, una vez más, que lo suyo no es el canto. De resto, se trata de una obra que, en esta versión, ha logrado un buen equilibrio entre los sonidos clásicos y el pop, con todo lo que significa ser un musical cinematográfico, y del que se le ha sacado el mejor provecho a la voz de Madonna.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.