Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/12/2006 12:00:00 AM

Exploración del territorio

Los salones regionales de artistas, más que descubrir artistas, permiten apreciar el estado del arte en cada zona del país. Estos se podrán apreciar en el Salón Nacional de Artistas del año entrante.

En 2006 el Salón Nacional de Artistas llega a la edición número 40. Y para conmemorarlo propone una modalidad diferente: no se expondrán obras de artistas individuales seleccionados en cada región, sino que estarán presentes los salones regionales en sí mismos, en su totalidad. Es decir, las exposiciones que se vienen presentando en cada región desde octubre pasado viajarán a Bogotá con el objetivo de que el Salón Nacional se convierta en un espacio donde se pueda reflexionar sobre el arte que se está haciendo en cada una de estas zonas geográficas, "donde se pueda apreciar cada región en su especificidad", explica Javier Gil, de la Dirección de Artes del Ministerio de Cultura. El experimento de los nuevos salones regionales consiste, entre otros aspectos, en que se seleccionaron dos curadores por zona (y de la zona), para que plantearan unas propuestas temáticas y posteriormente seleccionaran aquellos trabajos que se pudieran enmarcar en este concepto. Esto ha logrado una mayor coherencia dentro de cada una de las exposiciones, pues las obras se seleccionan debido a la unidad temática y no a través de convocatoria abierta, como se hacía anteriormente. "La experiencia de los curadores muestra un contacto más directo con el trabajo del artista, pues se le hace un seguimiento a su proceso investigativo", dice Lucrecia Piedrahíta, ex directora del museo de Antioquia y una de las integrantes del proyecto curador El Grupo del regional Centro-Occidente. La idea de que existieran unos curadores partió de la necesidad de analizar el proceso del artista más allá de una obra específica y de que la selección se hiciera a partir de una mirada local. Es así como estos se dedicaron a visitar los talleres de los diferentes artistas de su zona y a seleccionar aquellos procesos creativos que se podían integrar en las temáticas propuestas. El resultado fue que muchas obras que seguramente no habrían sido escogidas mediante una convocatoria abierta, se han podido apreciar en este entorno. "Estamos viendo trabajos más profundos, más íntimos, que tal vez no habríamos visto si una persona foránea hubiera ido a seleccionar las obras", agrega Gil. Otro aspecto que se podría rescatar de esta nueva modalidad es el de los laboratorios de investigación que se han venido realizando en algunas regiones -especialmente aquellas que no tienen facultades de arte- con diferentes artistas, muchos de los cuales ni siquiera participan en los salones. Esto se debe a que ante todo se buscaba mover el campo artístico en las regiones y no sólo realizar unas buenas exposiciones en cada zona. "En La Guajira hay un número apreciable de artistas que están cambiando la mirada y ya se incluyen dentro de ciertos modelos más actuales. Han salido un poco del folclorismo y ahora trabajan con su propio entorno, pero con otros procesos diferentes. Esto se debe a los talleres que se han hecho, donde han enseñado cosas que desconocían", explica Néstor Martínez, director del programa de artes plásticas de la Universidad del Atlántico y curador del Salón Regional Caribe. "Para la próxima versión de los salones se espera tener proyectos madurados con más tiempo y tener una investigación más profunda sobre los trabajos que se llevan en cada región", explica Gil, que agrega que este es un proceso donde hay muchas cosas susceptibles de mejorarse y quien no oculta que la calidad de cada regional refleja la misma desigualdad del país. Esta desigualdad también se aprecia en los espacios donde se exhiben las exposiciones, pues en algunos ha habido una superpoblación de obras que han provocado una asfixia espacial. Esto se debe a que las muestras van itinerando dentro de las mismas regiones y en muchas ciudades no hay espacios adecuados para recibirlas. Tal vez por todas estas diferencias, el Salón del 2006 no tendrá un ganador. Pero sí será un salón donde se podrá comparar las regionales con ellas mismas y se podrá tener un panorama del estado del arte nacional.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.