Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/8/1997 12:00:00 AM

FASCINANTE

Una de la buenas novelas de nuestro tiempo.

Las cenizas de Angela Frank McCourt Traducción de Carlos Jose Restrepo Norma Bogotá, 1997 $ 19.800 empiezo por de cir que este es uno de los libros más fascinantes que he leído en mucho tiempo. El irlandés Frank McCourt narra su infancia y, al parecer, ésta ocurrió tal y como él lo cuenta. McCourt nació en Nueva York en 1930, de padres irlandeses: ella del sur y él del norte, lo cual marca el comienzo de la tragedia. Porque es una tragedia la que vive esa familia. El padre es un alcohólico y un bueno-para-nada, pero fue combatiente del IRA y tiene entre pecho y espalda el más recio patriotismo irlandés. La madre se dedica a parir hijos en la pobreza absoluta, primero en Estados Unidos y luego en Limerick, su ciudad natal. Frank es el mayor de los hermanos. Con su visión de niño va narrando los avatares, las humillaciones, las miserias, las mezquindades y las circunstancias en que sobrevivió la familia, gracias a las peripecias de la madre, que acudía a la caridad pública, como cualquier indigente, pero se hacía la ilusión de que lo ocultaba a todo el mundo. Y son escalofriantes, y a veces repugnantes, las anécdotas que cuenta McCourt. Lo hace con crudeza, sin plañidera compasiva hacia sí mismo y _cosa extraordinaria_ con una gracia y un humor tales que de pronto el lector se sorprende carcajeándose de las cosas más atroces. Un humor muy irlandés, por cierto. Porque el libro muestra un sentido muy profundo de la historia, la tradición y el modo de ser irlandeses. Tanto es así que el lector termina sabiendo de la historia del país, de su secular conflicto religioso, del problema de clases que éste ha engendrado, de su cultura popular, de su profunda religiosidad. Y hasta llega a odiar a los ingleses casi tanto como un irlandés católico que se respete. Y todo ello sin que el autor lo imponga: va saliendo de la violencia cotidiana que relata y este es uno de los grandes logros de McCourt. Otro logro es la forma como utiliza la técnica literaria. En apariencia hay mucha sencillez y nada de artificio en la narración. Pero detrás de eso se advierte oficio y una elaboración muy conscientes, sobre todo en el manejo de los diálogos, que consigue introducir de manera directa, sin que el lector se confunda nunca. Vale la pena señalar la calidad de la traducción, realizada por el colombiano Carlos José Restrepo. Está muy bien trabajada y consigue mantener ese tono que oscila entre la ingenuidad, la ironía y la pasión que McCourt sostiene a lo largo de toda la novela. Los editores informan que Las cenizas de Angela lleva 52 semanas en la lista de best sellers de The New York Times, que se han vendido más de un millón de ejemplares y que ha sido ya traducido a 12 idiomas. Y que, además, ha obtenido los premios Pulitzer y National Book Award, entre otros.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.