Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/3/2016 12:00:00 AM

La fiesta de las librerías

Bogotá tiene iniciativas para promover la lectura. Una de ellas es el Festival de Librerías de Arcadia-Leer es volar, que el próximo fin de semana se realizará en el parque de la 93.

Bogotá es la ciudad más lectora del país. Tiene esa distinción porque sus residentes leen un promedio de 2,7 libros al año por habitante, aunque el 35,7 por ciento de ellos no hayan mirado uno solo en 2015. Con esa paradoja, la capital colombiana confirma que las políticas y los eventos de promoción de lectura están marchando, pero que aún hay mucho por hacer. Y lo cierto es que en la ciudad existe un público importante que se interesa en los libros y una escena cultural activa.

Con la apertura en la última década de La Madriguera del Conejo, Tornamesa y Wilborada –por poner solo tres ejemplos– queda claro que surgen librerías con una oferta independiente. A su lado, las tradicionales Panamericana, Nacional y Lerner, mucho más grandes, en todo caso, y a su manera, han contribuido para que la ciudad cada día lea más.

Aunque algunos tildan a las dos primeras de ser impersonales, nadie puede decir que allí no se encuentre una variada y atractiva selección de libros. Así las cosas, entre las más pequeñas y las de cadena, la ciudad parece vivir un buen momento en cuanto a oferta.

Pero como dice Felipe Ossa, director de la Librería Nacional, uno de los especialistas más antiguos del país –54 años en la industria y 25 en Bogotá–, las dificultades no han desparecido: “Las librerías, consideradas ejes de la cultura y el conocimiento, no tienen un respaldo gubernamental para que no quiebren”. A eso se añade que falta promocionar aún más la lectura.

Y de ahí la importancia de las ferias y los festivales en Bogotá, entre ellos la Feria del Libro, el Festival del Libro Infantil y Juvenil, las actividades de Septiembre Literario y el Festival de Librerías Arcadia-Leer es volar. Este último hizo para su edición de 2016 una alianza público-privada con la Secretaría de Cultura de Bogotá (que inscribió el evento en su plan ‘Leer es volar’) y con las Cámaras de Comercio y del Libro de la ciudad.

Este año tendrá dos capítulos: el primero en el parque de la 93 del 7 al 9 de octubre; y el segundo, como una apuesta de la dirección del libro y bibliotecas de la ciudad, en la Biblioteca Pública Gabriel García Márquez entre el 28 y 30 del mismo mes.

Édgar Blanco, librero de La Madriguera del Conejo, asegura que hacer parte del festival les sirve a las librerías independientes para mostrar lo mejor de su catálogo y hacerse visibles entre quienes no las conocen. Y en realidad ese es un punto importante, pues una de las razones de la falta de acceso al libro es que la mayor parte de las librerías está concentrada en el norte y centro de la ciudad y, por lo tanto, se queda por fuera un público que no sabe de su existencia.

La meta sigue siendo aumentar los índices de lectura en la ciudad. Por una parte, la Alcaldía hace un importante esfuerzo con su plan ‘Leer es volar’, pero hay diversas iniciativas de grupos como la Asociación de Libreros Independientes (Acli), la misma Cámara del Libro, Fundalectura, Cerlalc y BibloRed, entre otra decena de instituciones que apuestan por crear un circuito importante para el libro en la ciudad, y con ello lograr que los índices de lectura crezcan a la altura de la importancia de la capital.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.