Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/8/2001 12:00:00 AM

Fin de semana de locos

El director de ‘Los Angeles al desnudo’ ha filmado, de nuevo, una de las mejores películas del año.

Dirección: Curtis Hanson
Actores: Michael Douglas, Tobey McGuire, Frances McDorman, Robert Downey Jr., Katie Holmes

Se han puesto Fin de semana de locos, se llama Wonder Boys y es una gran película. Podría haber sido una comedia más sobre la locura universitaria pero, gracias a un guión, un elenco y una dirección admirables, ha evitado caer en lugares comunes —la pérdida de la inocencia, un innecesario debate sobre el homosexualismo, el romance entre el profesor y la alumna, el sexo a diestra y siniestra, la rivalidad en el campus, el divertido y frenético descenso a los infiernos— y ha elegido centrarse, con compasión e ironía, en la crisis de Grady Tripp.

Tripp es un buen profesor de literatura que, aunque alguna vez escribió una obra maestra, ha preferido olvidarse de sí mismo: se ha aficionado demasiado a la marihuana y no ha logrado terminar —lleva siete años de trabajo y 2.016 páginas de texto— su próxima novela. Y todavía falta: su esposa lo acaba de dejar, su novia es la esposa del decano y ha quedado embarazada, su alumna está dispuesta a conquistarlo, su editor está en la ciudad en compañía de un travestido y el mejor alumno de su taller de letras, mitómano o genio, le ha pedido que no lo deje solo, se ha robado una chaqueta que fue de Marylin Monroe y ha asesinado al perro ciego del jefe de la facultad.

Tripp cree que su infierno son los demás y le va a costar mucho descubrir que se ha dedicado a no vivir, que no ha tomado una sola decisión en siete años y que, como lo subraya en la banda sonora, la estremecedora canción de Bob Dylan, “todavía no ha oscurecido, pero va a oscurecer”. Quizá si se volviera un mal profesor y se convirtiera en un buen maestro —si concluyera que “es imposible enseñarle a alguien a ser escritor: sólo se le puede pedir que conserve su propia voz”— podría recuperar su vida. Y tal vez entonces podría escribir otro libro inolvidable. Pero le falta mucho para reconocerlo.

Wonder Boys es, como van las cosas, la mejor película norteamericana de este año. Fracasó en las taquillas de Estados Unidos porque, según parece, el público no tuvo tiempo para preocuparse por un personaje cuyo enemigo es su propia inconsistencia y sólo alcanzó a sentir compasión por caricaturas chantajeadas por criminales, pescadores amenazados por tormentas y héroes vacíos perseguidos por terroristas internacionales. Los productores, sin embargo, se resisten a perder esa batalla y han decidido reestrenarla en diciembre para competir en los premios Oscar.

Le hacen un favor a los espectadores porque es una película sobre escritores, editores, amantes, beisbolistas, actrices, policías, barrenderos, meseras, profesores y alumnos que uno podría encontrarse en cualquier calle del mundo. Jamás cae en el cinismo y en cambio se dedica a valorar a esa serie de seres humanos que, a pesar de los hechos y lejos de esa felicidad vacía que se intenta imponer en el país del dinero y la televisión, conservan la esperanza, aspiran al amor e insisten en las grandes utopías.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.