Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/1/2000 12:00:00 AM

Flores de otro mundo

Un encuentro de solteros y solteras en un pueblo español da inicio a todo tipo de historias.

La Real Academia dice que la expresión “ancha es Castilla” se utiliza cuando “uno se alienta a sí mismo o anima a otros para obrar libre y desembarazadamente”. Sin embargo, después de ver Flores de otro mundo, la frase queda dando tumbos dentro del cráneo como un sonajero que nos hipnotizara con la ambigua y desolada esperanza que suele suscitar el sueño de una vida mejor, ya sea ésta en el exilio o en un dorado y remoto paraje lejos del mundanal ruido. Ambos lugares son propicios para el desengaño.

Un bus lleno de mujeres de toda edad y condición llega a Santa Eulalia, un pueblo perdido en lo que bien puede ser Castilla, para asistir a un encuentro de solteros y, los pocos hombres que allí quedan, algunos ya pintados de canas, ponen su pueblo y sus vidas a disposición de las mujeres recién llegadas. La verbena tiene (de nuevo) ese encanto de lo pintoresco que grita a voces tener cautela con lo que en principio parece la sal de la tierra porque bien puede ser oropel. Del encuentro surgen tres relaciones más o menos fallidas: Carmelo y Milady (Marilín Torres), una cubana de rancia estirpe marina y caribeña cuyo sol va menguando poco a poco en esos yermos; Damián y Patricia (Lissete Mejía), una dominicana dispuesta a echar allí sus raíces contra viento y marea pero perseguida por su pasado encarnado en su primer marido; Alfonso y Marirrosi (Elena Irureta), el único caso en el que ambos son españoles, que se quieren pero no están dispuestos a dejar atrás lo suyo y comenzar de nuevo.

En pocas palabras, se trata de una película de Iciar Bollain con el corazón puesto en donde corresponde y eso evita que el filme ruede por los barrancos del sentimentalismo o del fervor tercermundista. Con todo, igual deja un sabor entre triste y dulce para nada fácil de paladear, quizá porque se parece demasiado a la realidad pero también gracias a algunas fallas de producción (el sonido, por ejemplo) y un cierto amateurismo en la actuación que a veces traiciona a las dos actrices latinoamericanas en particular.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?