Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/5/1994 12:00:00 AM

FOREST GUMP

Esta película es considerada como el fenómeno cinematográfico del año.

TRADICIONALmente los grandes taquillazos cinematográficos han corrido por cuenta de películas que hacen gala de los efectos especiales, bien a través de protagonistas fantásticos, como E.T. o los dinosaurios de Jurassic, o bien por medio de aproximaciones al futuro, como es el caso de La guerra de las galaxias o Terminator II. El otro ingrediente, como en el caso de Mi pobre angelito, es que sea para público infantil, pues no cabe duda de que son los niños los generadores de las grandes taquillas. Sin embargo el más reciente filme del director Robert Zemeckis, con una recaudación que sobrepasa los 286 millones de dólares, se ha convertido en la cuarta película más taquillera de la historia, violando todas las constantes: es una cinta para adultos, no tiene personajes fantásticos y los efectos especiales son utilizados para imitar la realidad en vez de alterarla, que es para lo que generalmente son usados. Se trata de Forrest Gump, la cinta interpretada por Tom Hanks, que se ha erigido como el fenómeno cinematográfico del año.
Curiosamente la película es más buena que maravillosa. Es la historia de un deficiente mental, cuya inocencia en las diferentes circunstancias de la vida lo lleva a ser protagonista de varios de los principales acontecimientos políticos y culturales de la historia estadounidense contemporánea, entre ellos el asesinato de Kennedy, la guerra del Vietnam, Elvis Presley y el caso Watergate. Todo esto presentado con una buena dosis de humor y algunos momentos dramáticos, a través de los ojos de ese joven lento de pensamiento pero abierto de corazón y entrega a su patria llamado -precisamente- Forrest Gump. La cinta hace recordar a otra de similares características, Desde el jardín, del director Hall Ashby, en la que Peter Sellers hace el papel de un inocente jardinero cuyos pensamientos fronterizos lo llevan hasta la presidencia de la República. Forrest Gump está basada en la novela del escritor Winston Groom, quien antes de la producción cinematográfica había vendido escasos 35.000 ejemplares de su libro, una cifra irrisoria en Estados Unidos.
Siendo así, ¿cuál ha sido la poción mágica para que una historia que no pasaba de ser simpática se convirtiera en el cine en un fenómeno de tan altas dimensiones?
Básicamente tres elementos conforman la pócima del éxito. El primero de ellos es la nostalgia que suscita la película.
Como Forrest Gump cubre tres décadas de la historia estadounidense, quienes la ven no pueden evitar evocar los momentos que ellos mismos han vivido. El segundo es la excelente musicalización que acompaña los diferentes períodos en los que se mueve la cinta. Tanto que la música es por sí sola un concierto. Y el tercero es el milagro de los efectos especiales, los cuales, por medio de tecnología digitalizada por computador, hacen que Tom Hanks aparezca en escenas reales apretando la mano de los ex presidentes John F. Kennedy y Richard Nixon y en una entrevista al lado de John Lennon; que una pluma escoja como lugar de destino el pie de Forrest Gump; o que sin mayor utilización de extras, en una plaza -en realidad vacía- aparezca una multitud de miles de personas. El más impresionante de los efectos es la mutilación de las piernas de Gary Sinise, el actor que comparte créditos con Tom Hanks en la película y que hace las veces de un teniente que pierde sus extremidades inferiores en Vietnam.
La mezcla de estos tres elementos, unida a la excelente caracterización de Hanks y al humor permanente en cada una de los sucesos vividos por Forrest Gump, son la causa de la apabullante aceptación del público.
Quizás la película tiene un defecto, y ese es el propósito efectista, programado ordenadamente para que el público ría, llore y se emocione en momentos previamente establecidos para tal fin. La manipulación de sensaciones es demasiado evidente y el público lo nota. Aun así, Forrest Gump es sorprendente y posee suficientes cualidades para terminar ganando la pelea y justificar semejante taquillazo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.