Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/27/2014 10:00:00 PM

Fortaleza prohibida

Esta película, situada en Detroit en un futuro próximo, es completamente predecible y elemental, aunque muestra emocionantes acrobacias de ‘parkour’. **

Título original: Brick Mansions
Año: 2014
País: Francia/Canadá
Director: Camille Delamarre
Guion: Luc Besson basado en la película Banlieue 13
Actores: David Belle, RZA, Paul Walker
Duración: 90 min

Este año hemos tenido una bonanza de películas del francés Luc Besson. Además de Lucy, cinta que dirigió y  que aún está en cartelera, estuvo hace un par de meses 3 días para matar, escrita por él. Ahora llega esta Fortaleza prohibida, que también tiene guion suyo.

El cine de Besson es bien particular y merece un capítulo aparte en la producción europea contemporánea por su carácter insistente y enfáticamente global. Son películas que reproducen los esquemas genéricos del Hollywood más elemental, aunque retocados, bajo su tutela, con un levísimo barniz de sofisticación continental. 

Son historias esquemáticas, con personajes que tienden a ser poco más que estereotipos ambulantes atrapados en situaciones que los obligan a correr, estrellar autos y aguantar un buen número de explosiones ensordecedoras en las que, curiosamente, nadie parece morir.

Lo más común es que estas situaciones ‘hollywoodescas’ se den en alguna ciudad genérica europea, aunque Fortaleza prohibida tiene lugar en Detroit. Pero bueno, los escenarios no importan mucho, esta película está calcada de Banlieue 13 (2004) sin que su nueva sede altere sustancialmente lo que sucede.
Estamos en 2018 y la película abre con un montaje de noticieros que cuentan brevemente qué le ha pasado a la ciudad: tras una serie de disturbios, el alcalde decidió sellar permanentemente un sector de edificios altos y ruinosos que se convirtieron en una ‘zona prohibida’ para las autoridades. 

En esa ciudadela vive Lino (David Belle, que retoma el papel que hizo en la película de hace una década) quién, en palabras de uno de sus enemigos, está tratando de “limpiar el guetto”, destruyendo la droga de Tremaine (el rapero RZA), el poderoso narcotraficante que controla el barrio. Eventualmente entra a escena un policía encubierto (Paul Walker, en uno de sus últimos papeles) que se une a Lino en su lucha contra el imperio criminal.

La historia no tiene mucha lógica pero puede tomarse como una excusa para ver a Belle ejerciendo el parkour, disciplina que se inventó y que Banlieue 13 dio a conocer, que tiene algo de circense, de equilibrismo, de prueba de duración y de atletismo desesperado y que consiste en hacer maromas utilizando cualquier elemento que se encuentre en su entorno.

Mientras lo persigue un verdadero ejército de rufianes, que surgen inexplicable e incesantemente de puertas y corredores, Belle salta entre escaleras, de techos, se escurre por cuerdas, rompe ventanas. Tiene algo emocionante ese invento de Belle, la idea de que el mobiliario urbano y todas las cosas de la calle están ahí no solo para cumplir sus funciones prosaicas sino que son elementos que la imaginación y un cuerpo entrenado pueden transformar.

Desafortunadamente Fortaleza prohibida no se limita a ser un repaso por las posibilidades del parkour (cosa que se puede ver en YouTube), sino que incluye un puñado de tramas esquemáticas que desperdician el tiempo que Belle hubiera podido usar mejor mostrando las maromas posibles en esta genérica y derruida ciudad. 

Cartelera **** Excelente  ***½ Muy buena   *** Buena   **½ Aceptable  ** Regular  * Mala

El dador de recuerdos * ½

Un elenco estelar (Meryl Streep y Jeff Bridges) se desperdicia en esta película sosa  situada en un futuro opresivamente ordenado.

¡Somos lo mejor! *** ½

Cinta danesa que explora con sensibilidad la amistad de tres niñas de 12 años que se desahogan con la música punk.

The Grand Master ***

A pesar de la hermosura de sus imágenes, el regreso de Wong Kar Wai al cine de karate sufre por una historia demasiado tenue.

Un loco suelto en Nueva York *

En esta película sobreactuada —una de sus últimas— Robin Williams es un abogado a quien le diagnostican un aneurisma.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.