Viernes, 20 de enero de 2017

| 2009/02/28 00:00

Frost / Nixon

El más trágico de los ex presidentes de Estados Unidos tiene una última oportunidad para hablar con la verdad. ***1/2

David Frost (Michael Sheen) se enfrenta cara a cara con Richard Nixon (Frank Langella) en una serie de entrevistas llevadas a cabo en marzo de 1977

Título original: Frost / Nixon.
Año de estreno: 2008.
Dirección: Ron Howard.
Actores: Frank Langella, Michael Sheen, Kevin Bacon, Sam Rockwell, Oliver Platt, Rebecca Hall, Matthew Mcfadyen.

Nada más trágico que un ex presidente. Va por ahí, por el mundo que dejó tal como estaba, como un fantasma que sonríe para que nadie se entere de que ha muerto. Se defiende de lo indefendible. Justifica lo injustificable. Y un día, cuando menos lo espera, tiene la extraña oportunidad de reconocerles a sus contemporáneos que no era más que otro decepcionante ser humano. Muy pocos se atreven, como Richard Nixon, a aprovechar esa oportunidad. Ayuda a hacerlo, sin duda, encontrarse con un confesor tan hábil como el presentador inglés David Frost. Hace bien darse cuenta de que el hombre que está haciendo las preguntas no se siente sentado frente a un monstruo.

Frost / Nixon, basada en una arriesgada obra teatral de Peter Morgan, construida, a su vez, a partir de cuatro legendarias entrevistas para televisión, narra el curioso encuentro en marzo de 1977 (dos visitas cortas, cuatro diálogos en vivo, una llamada telefónica) del presidente más desprestigiado de la historia de Estados Unidos con el más exitoso de los periodistas ligeros de Inglaterra. Se trata de la puesta en escena de un importante documento sobre el poder. De una conversación histórica entre dos hombres, dos personas comunes y corrientes atrapados en trabajos extraordinarios, que no entienden del todo lo que está sucediendo.

Y el confiable Howard, que sabe hacerse a un lado, que con películas como El periódico, Apolo 13 y Una mente brillante probó que sabe llevar una buena historia hasta su clímax, se limita a que las escenas jamás se detengan. Y esta vez es más que suficiente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.