Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2015/10/29 16:00

“García Márquez inaugura un mundo y lo cierra”

La escritora Piedad Bonnett participó en el simposio 'Gabriel García Márquez: su vida y legado', con motivo de la apertura del archivo personal del nobel en la U. de Texas.

La Universidad de Texas en Austin inauguró en la noche del miércoles el simposio 'Gabriel García Márquez: su vida y legado'. Foto: Cortesía El Espectador.

La Universidad de Texas en Austin inauguró en la noche del miércoles el simposio Gabriel García Márquez: su vida y legado, para el que se reunieron expertos, escritores, amigos y familiares del nobel colombiano con motivo de la apertura del archivo personal del nobel.

La conferencia inaugural estuvo a cargo del escritor angloindio Salman Rushdie, reconocido admirador del nobel y cuya obra guarda muchos paralelismos con el 'realismo mágico' de García Márquez.

El jueves, abrieron la jornada del simposio los escritores colombianos Piedad Bonnett y Santiago Gamboa en un panel titulado Gabo el cuentista.

Gabriel García Márquez y su realismo mágico fueron tan omnipresentes que “encajonaron” la literatura latinoamericana a ojos del mundo, dijo en su intervención la escritora colombiana Piedad Bonnett.

Según la autora colombiana, García Márquez tuvo un estilo muy único, escribió de una “realidad distinta” y “con el periodismo como maestro”. Además de irrepetible, “inaugura un mundo y lo cierra”, subrayó.

“La Colombia que presenta García Márquez es la Colombia premoderna, donde imperaban unos valores que no estaban impregnados por el valor del dinero. Está muy patente en El coronel no tiene quien le escriba, perfectamente equiparable con El Quijote, son hombres que despiden una época que ya no va a volver”, afirmó Bonnett.

“Como (Miguel de) Cervantes en El Quijote, nos despide de un mundo y nos alerta que el mundo de la modernidad se abre para los demás y que eso es irreversible. Con tristeza y con ironía, porque sería muy ingenuo querer sostener ese mundo”, defendió la escritora, poeta y ensayista.

Para Bonnett, fue en 1948, después del 'Bogotazo', cuando García Márquez “comprendió” que su realidad, la caribeña, “era totalmente distinta a la bogotana” y que, además, “él tenía que contarla con 'cara de palo'”, el mismo tono que utiliza el personaje de Úrsula en Cien años de soledad y que ejemplifica su fabuloso realismo mágico.

“García Márquez dijo una vez que los escritores del género colombiano 'la novela de la violencia' se concentraban en los muertos, violados y decapitados pero no en lo que realmente importaba, que eran los vivos, esos que estaban sudando miedo en sus escondites”, comentó Bonnett, al definir una de las claves de su grandeza.

Según ella, “lo renovador de García Márquez fue la manera de mostrar esa historia de Colombia. Ese pasado que le correspondía de manera muy particular”.

“Lo había oído de labios de sus abuelos: las historias de la compañía bananera, de la Guerra de los Mil Días. Se le ocurrió escribir algunas de esas historias en ese estilo que la academia luego tituló realismo mágico”, concluyó.

El viernes, el director de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, Jaime Abello, participará en el panel Gabo el periodista, mientras que uno de los hijos del escritor, el cineasta Rodrigo García, contará la faceta más cinéfila del nobel en Guionista de Cine y Musa.

El simposio lo cerrará la escritora y periodista mexicana Elena Poniatowska, ganadora del Premio Cervantes en 2013 y amiga de García Márquez, que residió durante muchos años en México.

La Universidad de Texas organiza este simposio para acompañar la apertura, la semana pasada, del archivo personal de García Márquez que la institución estadounidense compró hace un año a la familia del escritor por 2,2 millones de dólares.


Con información de EFE.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.