Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1986/03/10 00:00

GEOMETRISMO AL ORDEN DEL DIA

Con motivo de la exposición de Picasso en Miami y de Alvaro Henao y Edelmira de Boller en Bogotá

GEOMETRISMO AL ORDEN DEL DIA

A pesar de la negación que hace a la ciudad y al uso abierto por parte de los ciudadanos, el Centro de Bellas Artes de Miami, edificio del arquitecto Phillip Johnson, se ha visto intensamente concurrido en días recientes. Largas filas de visitantes lentamente recorren sus salas y con casi religioso fervor observan cuídadosamente las numerosas obras del eximio maestro; obras que ahora conforman la herencia que legó a su nieta Marina Picasso. Pero lo que vemos en la muestra es el rezago del testamento una vez que el Estado francés entró a escoger las pinturas y esculturas con qué pagarse, así, por derechas, los impuestos de sucesión. No obstante la tremenda "peluqueada", la colección es aún cuantiosísima, con cuadros, dibujos, esculturas, grabados en diferentes técnicas y cerámicas. Estas últimas en su expresión de platos, esculturas, cerámicas, adminículos que pueden o no ser utilitarios, o murales hechos en distintas piezas que se articulan entre sí, junto con los grabados sobre plancha de linóleo, constituyen la parte más notable y singular de esta colección. Porque es allí donde la misma se diferencia de otras, como las que componen los patrimonios de los museos Picasso de Barcelona y París, entre otros.
La herencia de Marina Picasso se exhibe por primera vez al público y esto se hace en Miami, lo cual ha causado la natural respuesta: una verdadera locura colectiva por asistir al Museo y conocer de cerca este conjunto singular. La exposición está impecablemente mostrada tanto por el orden cronológico que la misma sigue, como por los medios técnicos y didácticos utilizados. Se desenvuelve ayudada por copiosos textos explicativos que aparecen cada vez que se inicia alguno de los múltiples períodos creativos con que el maestro calificó su producción de toda una vida, y que hacen del recorrido un proceso de no menos de tres horas, viéndola bastante rápidamente, por supuesto. La experiencia en cuestión deja al visitante bien informado y comprendiendo mucho más la significación que el maestro tuvo y aún tiene entre nosotros. Sorprende, entre otras cosas, la capacidad del artista para transformar cualquier elemento en obra vitalizada intensamente, no importa lo deleznable que sea, desde materiales que eran de desperdicio y que fueron encontrados por el artista e incorporados a la obra, hasta trazos sueltos y absolutamente lacónicos sobre el lienzo o el papel, etc. Entre los períodos creativos por los cuales pasó Picasso, indudablemente uno de los más seminales e influyentes en el resto del siglo XX fue el del cubismo, cuando en compañía de Braque, exploró los principios sentados por Cezánne al respecto de la estructura geométrica básica de las formas de la naturaleza, y la necesidad de recorrer el objeto para conocerlo, añadiendo así las dimensiones de tiempo y espacio en el resultado final de lo descrito. Esto abrió la puerta al arte cantemporáneo, y en especial al modernismo. La parte cubista de la muestra es muy considerable en obras geométricamente significativas, que generarían la aparición de las escuelas racionalista, purista y minimalista, entre otras. Y ello ha tenido claras consecuencias entre nuestros artistas, según lo atestiguan dos muestras individuales a la vista del público actualmente en el Museo de Arte Contemporáneo del Minuto de Dios.
* * * *
ALVARO HENAO
El trabajo insistente con elementos modulares y sus posibilidades combinatorias, constituye la base de esta obra. Ella, por lo tanto, parecería estar circunscrita a serias limitantes tanto formales como imaginativas, si no fuera porque su decisión de llevar tal búsqueda hasta sus últimas consecuencias, convierte su pesquisa en un proceso poético. La reiteración de tal preocupación, alcanza el nivel de la creatividad a partir de resultados que comienzan a sugerir una serie de actitudes orgánicas. Gracias a ellas, las opciones matematizantes generan asomos de gesticulación más propios de figuras y entelequias vivas que de construcciones abstractas. Sobrepasando entonces su formación de ingeniero, pero afianzado sobre tal disciplina, Alvaro Henao logra que esta fijación con lo geométrico modular se relacione con los aportes más significativos de las corrientes artísticas fundamentales del siglo XX, así como con la lógica total de los lenguajes cibernéticos.
Aunque lo que hace parece surgir de la utilización del método científico, en realidad nos invita al juego de la intervención implícita en su forma escultórica. Con la presencia dominante del elemento geométrico modular y sus indeterminadas consecuencias, Henao parece aclarar que en su creación no hay forma preconcebida de escultura a realizarse, ni forma trascendente de escultura más o menos bella, mejor ni peor; más bien señala que su proceso sólo puede resultar en "posibilidades de forma". Al abrir la puerta a incontables resultados, nos invita a participar en la discusión, o en la búsqueda, para que seamos, con él, artistas.

* * * *
EDELMIRA DE BOLLER
Su obra actual atestigua la evolución que durante varios años ha venido desarrollando a partir de consideraciones geométricas que en un principio estuvieron muy cercanas del trabajo de Eduardo Ramírez Villamizar.
Sin embargo, ello se ha vuelto cada vez menos notorio y el desarrollo de su producción ahora depende de la utilización del hierro oxidado que se ensambla por soldadura y se articula en formas escultóricas complejas. El uso que hace, tan evidente, pero tambien tan sutil, de los aspectos asociativos de las formas de la chatarra, con esas formas encontradas y significativas, permite que ellas, lejos de perder sus alusiones al entrar en la escultura, por el contrario aporten a su enriquecimiento. En efecto, estas formas peculiares son incluidas en la obra, y por ello, de alguna manera evocan, así sea vagamente, la posible presencia de figuras al menos sugeridas en las acciones implícitas en algunos de los elementos que ha integrado: planteados de tal manera que adquieren una fuerte carga significativa con respecto a posibles prefiguraciones y correspondientes actuaciones, llenas de giros sorprendentes, que no están necesariamente dominadas por lo geométrico absoluto, sino, apenas, generadas en la geometría. Así van más allá de lo abstracto para plantear primordiales criaturas, más eventuales que reales. Es claro que esta obra, nacida en territorio posgeométrico, ha transformado las enseñanzas del cubismo, para buscar en los recursos de desecho las posibilidades de generar formas volumétricas, disciplinadas, y al mismo tiempo abiertas a una marginalidad estética interesante; espacio éste más oxigenado donde se sienten latir oportunidades vitales.-
Galaor Carbonell

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.