Viernes, 24 de octubre de 2014

| 2013/07/18 00:00

Glee y otras muertes inesperadas en el cine y la televisión

Muertes, enfermedades y hasta arrestos son casos que han debido enfrentar guionistas y productores de la industria audiovisual.

. Foto: .
;
BBC

Una mezcla tóxica de drogas, "incluyendo heroína y alcohol", fue lo que terminó con la vida de Cory Monteith.


El actor de 31 años que encarnaba a Finn Hudson en la popular serie estadounidense "Glee" fue encontrado muerto el fin de semana en un hotel de Vancouver, Canadá.


No sólo luto les dejó el fallecimiento a los ejecutivos de la serie. Además de un mar de seguidores llorando la muerte de Monteith, la producción debió enfrentarse con el desafío de repensar el futuro de la serie, cuya próxima temporada sería lanzada en menos de dos meses.


Sin embargo, "Glee" no es la primera -ni será la última- producción que ha tenido que sobreponerse a un evento inesperado.


Muertes, enfermedades y hasta arrestos de miembros del equipo son casos que han debido enfrentar guionistas y productores de la industria audiovisual.


El siguiente es un recuento de muertes célebres que pusieron en jaque grandes producciones de la industria audiovisual.


James Dean: vivir rápido, morir joven...


"Vivir rápido, morir joven". Una frase famosa, generalmente atribuida a la superestrella de la década de 1950, James Dean.


Lo cierto es que la frase no es del actor, sino de la película "Knock on any door" ("Horas de angustia"), de 1949, protagonizada por Humphrey Bogart y John Derek. Sin embargo, el dicho se popularizó tras la muerte de Dean, un icono rebelde.


Varias hipótesis se manejan alrededor de la muerte del joven actor. La más aceptada dice que Dean estrelló su Porsche cuando se encontró de frente con el auto de Donald Turnupseed, un estudiante que manejaba a exceso de velocidad, el 30 de septiembre de 1955.


Por esa época, Dean estaba terminando de filmar "Gigante", película protagonizada también por Elizabeth Taylor y Rock Hudson.


La película fue estrenada un año después y aunque Dean había alcanzado a grabar la mayoría de sus escenas, algunos de los diálogos debieron ser interpretados por otro actor.


Para el aniversario número 50 de su muerte, se conocieron análisis realizados al Porsche los que revelaron que el "rebelde sin causa" manejaba a menor velocidad y que intentó esquivar el choque pero no pudo evitar ser embestido.


La última hipótesis indica que James Dean tenía intenciones de suicidarse ya que días antes visitó a sus amigos actores vestido de negro, atuendo que no solía utilizar. Razón por la cual, ante lo inevitable, supuestamente no trató de evadir el accidente en el que perdió la vida.


Tyrone Power: ataque por la reina de Saba


Tres años después de la muerte de Dean, otra estrella de Hollywood moría repentinamente en medio de una filmación.


Tal como nos recuerda nuestro lector Víctor Hugo Thomas a través de la página de BBC Mundo en Facebook, Tyrone Power estaba filmando "Salomón y la reina de Saba" cuando murió de un ataque cardíaco en pleno rodaje.


Power y su esposa estaban en España durante el rodaje. Mientras filmaba una escena de duelo con su compañero y amigo George Sanders, Power se desplomó.


El actor había filmado más de la mitad de sus escenas. Sin embargo, fue imposible compatibilizar el 25% restante, por lo que la producción contrató a Yul Brynner para reemplazarlo.


No todo se perdió, eso sí. Algunos planos generales, donde Power aparecía de lejos fueron reciclados.
Bela Lugosi: el vampiro que volvió de la muerte


En 1959, el mismo año del estreno de "Salomón y la reina de Saba", Hollywood también ponía en pantalla otra película bastante especial: "Plan 9 del espacio exterior".


La cinta de Ed Wood literalmente reciclaba tomas que el director le había hecho a uno de sus actores favoritos: Bela Lugosi, famoso por sus interpretaciones de vampiros.


Aquí no hubo sorpresa ni cambio de guión, más bien lo contrario. "Plan 9 del espacio exterior" contenía grabaciones de Lugosi intercaladas con escenas de un doble suyo que ni siquiera se parecía a él.


Las dificultades de financiación sólo le permitieron a Wood filmar escenas cortas y mudas. Y como Lugosi falleció tres años antes de que llegase la financiación total del proyecto, el director debió encontrar unplan b: el quiropráctico de su esposa, quien dobló a Lugosi tapándose la cara con la capa en casi todas sus escenas.


Nicholas Colasanto: el trago amargo de "Cheers"


Los guionistas que sí se vieron obligados a exprimir su creatividad al máximo fueron los de la serie "Cheers".


La popular -y larga- sitcom estadounidense cuya trama se basaba en las historias de los empleados y clientes de un bar de Boston sufrió la pérdida de uno de sus actores en 1985.


Nicholas Colasanto, quien encarnaba al veterano Coach, murió de un ataque al corazón.


El show reconoció la muerte de su popular personaje e incluso trasladó un retrato de éste que Colasanto tenía en su camerino a un lugar permanente en medio del set del bar.


"Los escritores inventaron un nuevo personaje, inverso a Coach, Woody Boyd (Woody Harrelson). En vez de un aturdido camarero mayor, él fue un encantador inocente y simple joven recién llegado a la gran ciudad. Woody sintonizó con la audiencia y se convirtió en un popular y vital miembro del show", recordó Scott Huver, experto en cultura pop y entretenimiento, en una en la columna Tarts Pop de FOX411.


Brandon Lee: la bala que no era de salva


Otro de los casos famosos, esta vez por su crudeza y las leyendas que han surgido a partir de la tragedia, fue la muerte de Brandon Lee.


El hijo de Bruce y protagonista de "El cuervo", murió en el set al recibir un disparo contemplado en la película, pero con una bala que no era de salva, sino real.


El accidente ocurrió días antes de terminar la filmación, en marzo de 1993, por lo que la mayoría de las tomas ya se habían realizado.


Los detalles que quedaban –principalmente escenas de retrospectiva- fueron completados con un doble y con efectos digitales.


Richard Harris: la muerte del inmortal Dumbledore


En octubre de 2002, un par de semanas antes del estreno de "Harry Potter and the chamber of secrets", la segunda película de la saga inspirada en los libros de J.K. Rolling, el hombre que interpretaba a Albus Dumbledore moría en un hospital de Londres.


Richard Harris, el actor irlandés que encarnó al director de la escuela de magia de Harry Potter en las primeras dos películas de la saga, había sido diagnosticado con la enfermedad de Hodkin, un tipo de linfoma maligno dos meses antes.


Warner Brothers debió enfrentar entonces la complicada decisión de quien sería su remplazo para continuar la saga, la cual arrojaba resultados millonarios y cuya tercera parte no debía retrasarse.


El elegido fue otro oriundo de Irlanda, Michael Gambon, quien participó en todo el resto de la saga.


Heath Ledger: el hombre detrás del Guasón


Una de las muertes repentinas más recientes de la industria hollywoodense fue la del actor Heath Ledger, quien encarnaba al Guasón en "Batman. El caballero de la noche".


El actor, también conocido por su participación en "Secreto en la montaña" y "10 cosas que odio de ti", fue encontrado muerto en enero de 2008 en su departamento por una sobredosis de calmantes.


Si bien la película ya estaba en etapa de postproducción, los productores debieron revaluar su campaña de marketing, ya que esta estaba basada en el personaje de Ledger escribiendo con sangre "¿Por qué estás tan serio?".


Finalmente la película fue un éxito y Ledger recibió un Oscar póstumo como actor de reparto.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×