Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/12/2013 1:00:00 AM

Gravedad

En esta espectacular película del mexicano Alfonso Cuarón, dos astronautas quedan flotando en el espacio tras sufrir un accidente. *** 1/2

Título original: Gravity
País: Estados Unidos
Año: 2013
Director: Alfonso Cuarón
Guion: Alfonso y Jonás Cuarón
Actores: George Clooney y Sandra Bullock
Duración: 90 min

En Cosmos, Carl Sagan hablaba con optimismo de nosotros los humanos: “Nuestra especie es joven, curiosa y valiente (…) nuestro futuro depende del grado de comprensión que tengamos del cosmos en el cual flotamos como una mota de polvo en el cielo de la mañana”. Además de la idea esperanzadora, Sagan ofrece la bonita imagen de que no somos más que un pedazo de casi nada flotando por ahí.

Esta película, angustiante e impecablemente hecha, tiene que ver no con lo esperanzador sino con lo tensionante que sería existir como una mota de polvo flotando en el espacio, lejos de la atmósfera y del rozamiento del aire. Nos recuerda que la vida como la conocemos es al mismo tiempo delicada y resistente, y que la curiosidad y la valentía antes mencionadas pueden meternos en horribles aprietos.

Los protagonistas de esta película son dos astronautas Ryan Stone (Sandra Bullock) y Matt Kowalsky (George Clooney), que quedan suspendidos en el espacio tras una cadena de calamidades iniciadas por la destrucción de un satélite ruso. 

Visualmente, la película del mexicano Alfonso Cuarón es alucinante. La primera toma, que dura 15 minutos, parece un ballet espacial. Stone intenta arreglar una tarjeta en un telescopio, mientras Kowalsky juega con los propulsores de su traje dando vueltas alrededor del transbordador y un tercer astronauta goza mirando la silueta azul de la Tierra.

La ilusión de estar suspendidos en el espacio es convincente y aterradora. Se puede sentir el vértigo extraño de la falta de gravedad, donde no hay arriba ni abajo y donde la inercia hace que cualquier movimiento continúe mucho tiempo después del esfuerzo original.

Los horrores en la película comienzan después del accidente y buena parte de su efectividad reside en que son horrores ligados a la materialidad de la gravedad cero, sin causas sobrenaturales. El tercer astronauta muere por un fragmento de satélite, el transbordador queda inutilizable y los dos sobrevivientes deben intentar alcanzar una base rusa antes de que los restos metálicos regresen.

Las imágenes de Gravedad son terriblemente convincentes y la sensación de angustia que generan es envolvente. En medio de ese vacío, la relación entre los dos sobrevivientes tiene tintes anticuados. Kowalsky es caballeroso y flirteante mientras que Stone es profesional y seca. Pero cuando las cosas se ponen mal, Kowalsky mantiene la cabeza fría y sabe qué hacer, mientras Stone se vuelve un manojo de nervios que solo puede decir “ay Dios, ay Dios, ay Dios”.

Este peculiar desequilibrio se explica porque Kowalsky es un astronauta profesional mientras Stone es una científica que ha subido a controlar un experimento sin el mismo entrenamiento riguroso e intenso. La comunicación entre los dos y la precariedad de su situación son los ejes humanos de lo que sucede.

Gravedad es una película potente y abrumadora, que nos recuerda el poder de imágenes y sonidos para sumergirnos en otra realidad.

CARTELERA

**** Excelente    ***1/2 Muy buena   *** Buena   **1/2 Aceptable   ** Regular   * Mala

Los elegidos **1/2
Una familia se enfrenta a una extraña fuerza en su casa en esta película de terrores paternos y maternos.

Ladrones de la fama **
En su película más superficial –que ya es mucho decir– Sofia Coppola sigue a unos chicos obsesionados con celebridades.

Armadas y peligrosas **
Comedia de parejas disparejas, donde una agente neurótica del FBI debe trabajar con una policía bullosa y vulgar.

Sangre, sudor y gloria *
Esta película superficial de Michael Bay se centra en una pandilla de fisiculturistas ineptos. Con Mark Wahlberg y Dwayne Johnson. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.