Viernes, 20 de enero de 2017

| 2007/09/22 00:00

Historia de un gran libro

El historiador alemán Philipp Blom recrea una de las gestas más asombrosas de la cultura universal: cómo se escribió la 'Enciclopedia'.

Historia de un gran libro

Philipp Blom
Encyclopédie
Anagrama, 2007
460 páginas


En 1780 se terminó de publicar Encyclopédie, el monumental proyecto del filósofo Denis Diderot y el matemático Jean D'Alembert. Esta obra constaba de 27 volúmenes y contenía 72.000 artículos, 16.500 páginas y 17 millones de palabras. No era, como reconoce el propio Philipp Blom, la primera enciclopedia en el mundo ni tampoco la mejor. Sin embargo, por lo que significó dentro del movimiento de la Ilustración, por su abierto desafío a los poderes de la Corona y de la Iglesia, por su afirmación de la libertad y del pensamiento secular, tiene un valor incuestionable en la historia de la civilización occidental.

Hacer un inventario detallado del saber y buscar la verdad sin imposiciones, es decir, "relegar a Dios y a la teología a una rama más entre otras muchas", tenía sus riesgos en la Francia de mediados del siglo XVIII. Si no se optaba por el cómodo exilio, como lo había hecho el librepensador Voltaire, el precio a pagar podía ser la cárcel, las galeras del Mediterráneo o, incluso, la pena capital. Arriesgarse a desafiar al rey Luis XV, a su eficaz policía secreta y sus implacables consejeros jesuitas no era tarea fácil. Pero eso fue lo que hicieron Denis Diderot, hijo de un cuchillero; Jean D'Alembert, hijo ilegítimo de un oficial y una dama de sociedad, y en general todos los enciclopedistas, quienes provenían de familias modestas o plebeyas. En el caso de Diderot, el principal artífice de este proyecto, el precio no sólo fue la cárcel, sino la renuncia forzosa a su carrera literaria y a su libertad como creador.

La elaboración de la Encyclopédie se inició en 1751 y culminó 29 años más tarde. Un largo período de tiempo durante el cual, desde luego, sucedieron muchas cosas que desconocíamos. Gracias al minucioso trabajo del historiador y novelista alemán Philipp Blom, las podemos ver ahora con la precisión de una pintura flamenca. La historia realmente vivida por los protagonistas de esta epopeya es lo que nos cuenta Blom sin olvidar nunca el indispensable telón de fondo: la economía, la política, la arquitectura, las costumbres. Todo eso contado con claridad expositiva y con habilidad narrativa.

"La verdadera historia de la 'Encyclopédie' comenzó con una pelea a puñetazos". La frase anterior ilustra muy bien el tono y la mirada de esta obra en la que también sabremos que D'Alembert era clasista y distante; Voltaire, bastante perverso y calculador, y el famoso Rousseau, una persona poco recomendable que envió con orgullo a sus cinco hijos a un orfanato para evitar ser despertado por sus llantos. De Diderot conoceremos su enorme cultura científica, histórica y literaria y, por qué no, su lado mujeriego y bohemio. E interesantes anécdotas: gran parte de la redacción del primer tomo de la enciclopedia, del cual escribió casi la mitad, lo hizo en prisión y como le habían negado material de escritura, improvisó una pluma con un palillo, y tinta con vino y hollín. Así, en los márgenes de unas obras de Milton que tenía, escribió su Apología de Sócrates. Aquí los personajes brillan con luz propia y los acompañamos en sus peleas, amistades e intrigas. Y los malos también brillan: Malesherbes, el censor que debía censurar la Enciclopedia, nunca lo hizo y además protegió físicamente volúmenes y archivos en su despacho.

Claro, el héroe trágico es Diderot, quien además de su libertad, perdió a sus tres hijos. Al final, a la hora del último balance, lamentaba haber malgastado su vida definiendo plantas exóticas y utensilios vulgares. Creía en la posteridad y en vista de los -a su juicio- discutibles resultados de su empresa, no tuvo ninguna duda: la gloria le había sido esquiva. Por supuesto, estaba equivocado: "La gran Encyclopédie de Diderot y D'Alembert tal vez no sea el monumento que su primer editor quiso para sí, pero sigue brillando como un luminoso faro, como un punto crucial en la historia: el momento en que nuevas ideas triunfaron sobre la intolerancia y la ortodoxia".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.