Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1992/06/08 00:00

HISTORIADOR A SU MANERA

El escritor santandereano Pedro Gómez Valderrama llegó a figurar en los primeros renglones de la literatura colombiana con una obra en la que el genero era lo de menos.

HISTORIADOR A SU MANERA

EN ESTE MOMENTO, PEDRO GOMEZ Valderrama debe estar rindiéndoles cuentas a todos los personajes de la historia a los que alguna vez, en sus escritos, les corrigió el rumbo o, sencillamente,los hizo ver la realidad a su manera. Lo dijo hasta el cansancio en ensayos y entrevistas: con su tarea como escritor se proponía "llenar vacíos históricos con ficciones literarias".
Desde Napoleón hasta Robinson Crusoe asando por Bólívar, María Antonieta, el marqués de Sade, y muchos otros, incluso algunos con vida como el general Pinochet sufrieron retoques en la pluma de este escritor santandereano.
Su legado y su influencia en las letras colombianas no se limita al conjunto de obras publicadas con su firma. Como uno de los intelectuales que combatió en la cultura desde la cultura al rededor de la revista Mito, Gómez Valderrama promovió una apertura literaria que resultó definitiva en la formación de los escritores colombianos que conocieron la vanguardia en la segunda mitad del siglo. Al lado de todos los "míticos", y en especial de Jorge Gaitán Durán y de Hernando Valencia Goelkel, Gómez trajo al país nuevas influencias literarias, y publicó en la revista propuestas criollas que rompían con los esquemas de marras. Así, por ejemplo, en Mito apareció por primera vez "El coronel no tiene quien le escriba".
Y también aparecieron en Mito, por supuesto, las primeras páginas del santandereano: "Consideración de brujas y otras gentes engañosas". En este texto ya se adivina un estilo innovador y una propuesta en la cual lo de menos era el género. De hecho, una de las características sobresalientes en la obra de Pedro Gómez Valderrama es la mágica combinación de narración y ensayo, de historia y ficción, de filosofía y crítica. Por eso, aunque la mayor parte de su producción aparece cobijada bajo el rótulo del cuento, los especialistas hablan sencillamente de obra literaria, sin más.
Su única novela, "La otra raya del tigre", una mezcla de historia y de ficción que gira alrededor de un personaje de leyenda que deambuló por tierras santandereanas, está considerada como una de las obras cumbres de la literatura colombiana. Lengerke, el protagonista, se encarga de transmitir esa visión de Gómez Valderrama, según la cual "la decadencia y eI fracaso son eI tema más hermoso.
Además de escritor, a Pedro Gómez Valderrama se lo recordará como un apasionado por la brujería, y como político y diplomático. Fue ministro de Educación y de Gobierno, y fue embajador en la Unión Soviética y en España. Sin embargo sus amigos saben que esto lo hizo para no desconocer lo que sucedía en el entorno, con el ánimo de ampliar su visión literaria. Al lado de las hojas membreteadas siempre guardó lo mejor de Borges y de Stendhal.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.