Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/24/1993 12:00:00 AM

Hoffa

Hoffa
El director y actor, Danny DeVito, hace del líder sindical estadounidense una caricatura.
DE NO HABER Sido por aquel famoso interrogatorio de comienzos de los años 60 ante el procurador general, Robert Kennedy (hermano del entonces presidente John F. Kennedy), la figura del sindicalista Jimmy Hoffa habría pasado totalmente inadvertida para el mundo.
Muchos fueron los que lo vieron por televisión, sorteando con habilidad y agresividad el cuestionario con el que Kennedy intentaba vincularlo a la mafia y al partido comunista, para luego poder llevarlo ante los tribunales y después a la cárcel, por fraude. El suceso pasó a la historia por la derrota de Kennedy en el debate (casi humillante), y porque los analistas coincidieron años después en que ese incidente fue el que le costó la vida al entonces procurador, pocos meses después de que su hermano, el presidente, muriera asesinado en Dallas.
El suceso le sirvió al director y actor Danny DeVito para llevar la vida del presidente del sindicato de transportadores, Jimmy Hoffa, a la pantalla grande, con Jack Nicholson como protagonista. Sin embargo, lo que en un principio insinuaba ser un gran proyecto, resultó un simple pretexto argumental para lograr ciertos malabares escénicos en la narración y algunos juegos caricaturescos con el personaje. En la película, Hoffa es arrojado velozmente a la lucha sindical sin ninguna introducción previa; y así se mantiene el ritmo durante todo el filme, sin que el espectador tenga referencias de su surgimiento como sindicalista, de sus momentos cumbres, de sus equivocaciones o de su personalidad.
El Hoffa de DeVito es una anécdota inconsistente de la historia sindical norteamericana, sin propósito definido. Y la actuación de Nicholson, una de las más deficientes de su carrera. En el año de las biografías, frente a Malcolm X y Chaplin, Hoffa resulta ser la de menor categoría.
Muchas nueces
EL DIRECTOR BRITANICO KENneth Branagh acaba de terminar su más reciente realización. Después de haber ensayado el género del thriller con su película "Volver a morir", presentada con éxito en Colombia el año pasado y en la que también actuaba como protagonista al lado de Andy García, Branagh decidió regresar a su trabajo predilecto: la adaptación de las obras de William Shakespeare.
En esta ocasión se trata de "Mucho ruido y pocas nueces", una de las mejores comedias del dramaturgo y poeta inglés. La película, ambientada en Sicilia, cuenta una historia de amor entre príncipes, princesas y soldados.
La gran sorpresa de Branagh es sin duda el reparto, que reúne a cinco de las estrellas más prestigiosas de Hollywood del momento. Al lado de él participan Emma Thompson (su esposa en la vida real), Michael Keaton, Keanu Reeves, Robert Sean Leonard y Denzel Washington.
Sommersby
La versión norteamericana de El regresode Martin Guerre.
TRAS SIETE años de ausencia, durante la guerra civil norteamericana, Jack Sommersby vuelve a su pueblo en busca de su hogar, su hijo y su mujer. Nadie creyó que regresaría. Todos lo imaginaban muerto o en la cárcel hasta el momento de su aparición: Jack Sommersby ha llegado distinto.
Basado en la película francesa "El regreso de Martin Guerre", protagonizada por Gerard Depardieu, el director Jon Amiel ha llevado a la pantalla su "remake" Sommersby: el regreso de un extraño. A Depardieu lo reemplaza Richard Gere, mientras el papel de su esposa es caracterizado por Jodie Foster. La historia de Martin Guerre se desarrolla durante el siglo XV, en Francia. La de Amiel, durante el siglo XIX, en Estados Unidos. Pero la esencia sigue siendo la misma: la reacción de todo un pueblo -incluida su mujer- ante la presencia de alguien tan olvidado, que parece otro.
La gran atracción de la película es esa permanente duda sobre la identidad de Sommersby. Duda que no sólo comparten sus familiares y amigos, sino también los espectadores. Amiel acierta en el sentido de dejar constantemente abierta esa incertidumbre de identidad camuflada, incluso hasta después del final, cuando el público puede asumir cualquier conclusión sin considerarse errado.
HEPBURN POR SI MISMA
Es MEdio de la sencillez que la caracteriza, Katherine Hepburn no oculta que existe en ella una especie de narcisismo inevitable. Así lo confesó cuando lanzó al público su autobiografía, titulada Me (Yo), y ahora lo confirnna en el documental Katherine Hepburn: All about me (Todo sobre mí), que acaba de realizar para televisión, con la dirección de David Heely. Se trata de la historia de su vida contada por ella misma. Hepburn, quien ya cumplió los 85 años de edad, participa en el documental en calidad de narradora, y asegura que el temblor permanente de su cabeza no se debe a que sufra la enfermedad de Parkinson, sino a un mal genético que padece toda su familia. Ante las insistentes preguntas de los periodistas al respecto, Hepburn no ha dudado en responder "Mi cabeza tiembla, pero les aseguro que no se me va a caer".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.