Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/25/1995 12:00:00 AM

HONORES AL VISIONARIO

Con un calendario y un libro sobre su obra, Propal rinde homenaje al maestro Alejandro Obregón.

LA IDEA DE PARTIcipar en un libro sobre el maestro Alejandro Obregón a tres años de su muerte era para el crítico Eduardo Serrano una oportunidad de volver a revisar su obra con la perspectiva del tiempo transcurrido. Y el resultado ha sido positivo. Si siempre se le había considerado al maestro como el pintor de la modernidad, hoy se le reconoce a Obregón haber sido al mismo tiempo un visionario. Si la modernidad había establecido entre sus códigos un afán más estilístico y estético por encima del contenido, Obregón se adelantó a sus contemporáneos en su propósito de hacer de la pintura un instrumento de metáforas, sobre las angustias del hombre y la naturaleza, temas que han cobrado una fuerza inusitada en los últimos años en los artistas de las nuevas generaciones, para quienes por encima del concepto estético prevalece el mensaje, la denuncia contra la tecnología desaforada, contra las catástrofes ecológicas, contra la inhumanidad de la sociedad actual.
De alguna forma Alejandro Obregón fue un precursor de primer orden en el acontecer artístico de la juventud de hoy. Y por lo tanto su obra posee una vigencia que difícilmente se agotará pronto.
Quizás por eso este reciente libro -escrito también por Fausto Panesso y Juan Gustavo Cobo-, sumado al calendario y a la exposición sobre el maestro en el Museo La Tertulia, de Cali, con los que Propal, en su 35 aniversario, rinden homenaje a Obregón, llegan en el momento justo para que los colombianos tengan la oportunidad de verificar con sus propios ojos la vitalidad de una obra que se renueva en el tiempo y que no hace otra cosa que confirmar la grandeza de un pintor que supo ganarse la eternidad con el pincel.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.