Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1992/08/24 00:00

HORIZONTES LEJANOS<BR>ESTRELLA POR SI SOLA

HORIZONTES LEJANOS<BR>ESTRELLA POR SI SOLA

HORIZONTES LEJANOS
La conquista del sueño americano, vista por el director Ron Howard.
HACE 100 AÑOS, la tierra prometida se hallaba en Estados Unidos. Los promeros territorios del oeste, recientemente conquistados, ofrecían a nacionales y extranjeros la oportunidad de ver realizado el sueño americano.
Los Estados Unidos eran la esperanza para cualquiera que tuviera deseos de conquista. No por otra razón, a finales del siglo pasado, Norteamérica vivió una de las más grandes oleadas de inmigrantes que la historia haya registrado.
Una de las múltiples facetas de este período de colonización del oeste, la presenta en esta película el director Ron Howard, el mismo de Cocoon y Marea de Fuego.
Una pareja de jóvenes irlandeses, motivados por circunstancias diferentes, pero con el mismo deseo, deciden abandonar su país en busca de una extensión de tierra propia, al otro lado del océano.
En medio de la historia de amor que enmarca el tema principal, la película protagonizada por Tom Cruise (Top Gun, Nacido el cuatro de julio) y Nicole Kidman (Días de Trueno, Billy Bathgate), narra también uno de los episodios más destacados de la época: la gran carrera de Oklahoma, por medio de la cual el Estado otorgó tierras a diestra y siniestra a todo aquel que lograra llegar de primero a tomar posesión de ellas. Pero, detrás de todo esto y a pesar de ser un relato ligero y fácil de intuir por el espectador, lo que realmente importa es la descripción de esa eterna lucha por la propiedad, en un país donde no se es nadie si no se tienen pertenencias.
Basado en una narración limpia y con la ayuda del director de fotografía Mikael Salomon, Howard llega a presentar una visión fresca sobre esa aventura de colonización, durante el cual la verdadera carta de ciudadania la proporcionaba la tierra. ESTRELLA POR SI SOLA
DESPUES DE haberlos visto juntos en Días de Trueno, entre el público norteamericano comenzó a correr el rumor de que Nicole Kidman dependia demasiado de su compañero, el galan de Hollywood Tom Cruise, y que a partir de ese momento sólo aceptaría papeles en películas donde aparecieran los dos.
En realidad, se trata de uno de los tantos chismes faranduleros que suelen levantarse en torno a las estrellas. El hecho que ayudo a desmentir el rumor, ocurrió -precisamente- durante la filmación de Far and Away. Cuando se presentó la oportunidad de que Kildman y Cruise fueran los protagonistas, la actriz británica decidió ponerle fin a los chismes, llevando el asunto al extremo. En el transcurso de todo el proceso de producción, Kildman practicamente se olvidó de su marido, a tal punto, que cada vez que el director Ron Howard quería hablarles a los dos, tenía que hacerlo por separado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.