Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/16/2007 12:00:00 AM

Hostal II

Quentin Tarantino presenta, por tercera vez, el cine de terror del cinéfilo enfermizo Eli Roth.

Título original: Hostel Part II.
Año de estreno: 2007.
Guión y Dirección: Eli Roth.
Actores: Lauren German, Heather Matarazzo, Bijou Phillips, Roger Bart, Richard Burgi, Vera Jordanova, Jay Hernandez, Jordan Ladd.

¿Para qué poner en duda la calidad de una producción que igual será vista, aclamada, defendida por el público al que está dirigida? ¿Para qué reseñar un largometraje que poco le agrega a la aburrida cartelera de las vacaciones? Para dejar constancia, primero, de que las películas de terror no tienen por qué ser películas malas. Para registrar la consolidación de un cineasta, Eli Roth, que ha venido al mundo a llenarlo de películas de culto apadrinadas por Quentin Tarantino. Y para no acostumbrarnos a despreciar, sin haberlas visto, esas producciones que no parecen hechas para nuestro gusto.

Hostal II encantará a los seguidores de la primera entrega. Comienza, de hecho, en la escena en donde el capítulo anterior terminaba. Aquella banda escabrosa, que tortura turistas desprevenidos, sigue operando en los subterráneos de la Europa Oriental. Y, aunque en esta ocasión la pesadilla no es protagonizada por un trío de hombres, sino por un trío de mujeres que se resiste a abandonar la adolescencia (tres universitarias listas a probarlo todo), la trama vuelve a los caminos del sexo, la sangre y la violencia perturbadora como si se tratara de superar un récord de Guinness.

La violencia esta vez es tan extrema, de hecho, que después de un rato comienza a parecer un chiste o un homenaje al cine snuff. Y se empieza a entender por qué Tarantino, el deshumanizador, admira tanto los trucos de Roth. Se piensa: “entre gustos no hay disgustos”. Pero se reivindica el derecho a hablar de las actuaciones flojas, los encuadres tramposos y los diálogos mediocres.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.