Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/15/2004 12:00:00 AM

Humillados en pantalla

Altas expectativas tiene 'Fox' con su reciente estreno para 'My Big Fat Obnoxious Fiancé', el nuevo 'reality' de la cadena, después del éxito rotundo de 'Joe Millionarie'.

"¿Sería capaz de engañar a sus padres hasta hacerles creer que va a ir al altar con un personaje grosero y desagradable?". De los productores de Joe Millionaire llega My Big Fat Obnoxious Fiancé (Mi gordo y desagradable prometido), la última oferta de la Fox. Una apuesta cuya tensión de la trama se basa en la explotación, con un discutible sentido del humor y un uso, usual en el género de los realities, del factor 'humillación'. Esta nueva creación televisiva fue estrenada el lunes 19 de enero y se trata de una joven novia dispuesta a superar un noviazgo y casarse junto a un patán. Si ella consigue que ningún miembro de su familia se oponga a la boda, ganaría un millón de dólares. Pero sólo recibiría el dinero después de decir "sí" en la ceremonia siempre y cuando nadie objete nada antes de que se casen.

Sus amigos y parientes creen que las cámaras están grabando un reality sobre una boda. La protagonista de My Big Fat Obnoxious Fiance es Randi, una joven profesora de 23 años, residente en Sottsdale (Arizona), quien debe hacerles creer a sus padres que ha participado en un

reality show y se ha prometido con 'Steve' -un actor entrenado para este papel, pero ella no lo sabe-, un hombre feo, gordo y absolutamente maleducado y desagradable. Ella piensa que si consigue llegar a la boda sin que sus padres descubran que todo es una gran mentira, y que en realidad apenas conoce a Steve, su familia obtendría un premio de 500.000 dólares.

Los parientes de Steve, también actores, son tan irritantes como él. La familia de la novia no sabe que todo el entramado es un engaño al que juegan por plata. Pero también le gastan la broma a Randi, que cree que Steve es un concursante de reality shows, como ella, dispuesto a engañar a sus seres queridos frente a todo el país. Steve y sus parientes televisivos son actores, dispuestos a irritar la sensibilidad de la familia de la novia.

Esta nueva serie de seis episodios es la creación más reciente de Mike Darnell, el famoso productor de realities de la cadena Fox, quien estuvo detrás de Joe Millionaire, en el que una veintena de mujeres compite por las atenciones de un joven y atractivo millonario, y, más recientemente, de The Simple Life. Y también del exitoso, aunque bochornoso, Who Wants to Marry a Multimillionaire en el año 2000.

Promete ser "tan estúpido como para funcionar", dicen los expertos. Antes, la humillación pública era el peor castigo para cualquiera pero ahora la televisión ha dado vuelta a la moneda y son miles los candidatos y candidatas dispuestos a ventilar en la pantalla sus fracasos, defectos, vergüenzas y debilidades.

Tanto en Estados Unidos como en otros países, la respuesta de la teleaudiencia a estos 'inventos' ha sido enormemente positiva frente a cada vejación y muestran el mismo entusiasmo de los niños frente a un payaso. La televisión se ha vuelto loca al tiempo con su gente. Cabe de todo, gusta lo excéntrico, aporta poco.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.