Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1998/01/05 00:00

IDIOMA UNIVERSAL

Putumayo World Music deja sentir en cada uno de sus discos el valor cultural de los ritmos y sonidos de distintas regiones del mundo.

IDIOMA UNIVERSAL


La tendencia a escarbar entre los ámbitos folclóricos, en particular de los países llamados tercermundistas, y exponer sus ritmos e instrumentaciones como si se tratase de bichos raros, ha resultado en un provechoso mercado para la industria discográfica.
El caso, aunque con un tratamiento más casero, es el de Putumayo World Music, un sello discográfico creado por un aventurero llamado Dan Storper, quien en 1974 y luego de recibir un grado en estudios latinoamericanos se dedicó a explorar en países centro y suramericanos. El amor que Storper empezó a desarrollar por la cultura de estos países lo llevó a abrir una tienda de artesanías y trajes típicos en la ciudad de Nueva York. En 1990, y luego de bautizar su tienda como Putumayo tras la observación de un paisaje sobre la ribera del río colombiano, Storper tuvo la ocasión de ver a gentes de distintas culturas bailando en torno de la música de un grupo africano llamado Kotoja, en una presentación en el parque Golden Gate de la ciudad de San Francisco.
Con la idea de que la música era el mejor vehículo para unir a las culturas creó este sello discográfico y se dio a la tarea de buscar lo que él llama "música internacional". Así, y en 1993, publicó sus dos primeros discos, que se trataron de colecciones temáticas. Hoy, cuatro años después, Putumayo World Music ha publicado más de una docena de estas colecciones los cuales buscan el aspecto recopilatorio de alguna región o la exposición de un artista en particular.
En esa segunda línea, Putumayo ha dado a conocer el sonido fusión de pop, jazz y ritmos africanos del grupo Kotoja; el grupo afropop Touré Kunda, oriundo de Senegal; el cantautor escocés Dougie MacLean, que es una especie de James Taylor, o la fusión africana-celta, con aires jazz y pop de Laura Love. Entre sus colecciones se encuentran publicaciones como A Caribbean Party, reunión de ritmos caribeños como el reggae, la soca, el zouk y el calypso. ¡Latino! ¡Latino! hace una cuidadosa selección en torno del son, la salsa, el merengue y otros ritmos bailables. Islands capta el sabor musical isleño pasando por Hawai, Tahití, Cuba, Puerto Rico, Martinica, Cabo Verde y Madagascar, mientras otros títulos buscan aspectos más genéricos como la música celta en Women of the world celtic y A Celtic Collection o también un recopilatorio con ejemplos de todos estos trabajos en Travel The World With Putumayo.
Estas grabaciones, ya disponibles en el mercado colombiano gracias al sello MTM, se destacan además por su excelente sonido y presentación. Un buen acercamiento a ritmos distintos llenos de gracia y encanto.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.