Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/26/1999 12:00:00 AM

INTUICION Y CONCEPTO

La obra de Carlos Salas oxigena el panorama pictórico.

Al finalizar el siglo XX el arte de la pintura _que en las últimas décadas se ha tenido que batir en
retirada ante los fuertes embates de los ready-made, los happenings, las ambientaciones, las instalaciones,
el video-arte y los performances_ parece tomar un nuevo aire, sacudirse de las presiones que lo han forzado a
tomar rumbos ajenos a su esencia y orientarse nuevamente hacia propósitos acordes con sus propiedades y
carácter. Así, por lo menos, se deduce de la oportuna exposición que Carlos Salas presenta en la galería La
Cometa, muestra en la que se recogen algunas de su más recientes producciones y en la que se pone de
relieve una profunda convicción sobre la finalidad básicamente estética del medio pictórico. La primera
impresión que produce la muestra _que según la sabiduría popular es la que cuenta_ es de placer visual, de
deleite sensual, de regodeo cromático. El color de las obras es ahora más variado aunque no por ello libre
de connotaciones acerca del estado anímico o la actitud del artista. La textura es actualmente menos
gruesa, más pareja que en sus trabajos anteriores, pero en algunas de las obras es evidente cierto
pentimento, cierta reelaboración que les aporta zonas más densas o más accidentadas. Y en estas obras es
también más notoria que en sus trabajos anteriores la idea de secuencia, de pensamientos o
movimientos sucesivos que van armando una totalidad coherente y que arrastran la mirada de un lado para
el otro, aunque pausadamente, con escalas, avances y retornos. La muestra hace manifiesto que Salas
incrementa sus conocimientos con cada nueva obra, que juega libremente con sus presentimientos y que
cada trabajo lo conduce a situaciones inesperadas y complejas a partir de unos cuantos gestos iniciales
que impulsa la intuición. Es más, en algunos casos es como si después de hecho el planteamiento
originario la pintura hubiera ido produciéndose por su propia fuerza inherente, como si el acto de creación no
hubiera sido siempre consciente y el artista se hubiera dejado llevar, sin esfuerzo ni propósito determinado,
por la dinámica de los colores y la espátula. La intuición es, por consiguiente, uno de los grandes pilares de
su obra, y en ella se genera su vitalidad y se asienta su frescura. Al mismo tiempo, sin embargo, buena parte
de las pinturas de esta muestra se halla circundada por una franja blanca, gris o negra que rompe la ilusión,
que no permite olvidar que la razón asoma por los ángulos menos esperados, imponiendo cierto orden,
clarificando los espacios, estableciendo proporciones y reafirmando la importancia, y tal vez la
indispensabilidad de raciocinios y conceptos en la actividad creativa. En estas obras, por ejemplo, se
reconocen posiciones definidas acerca de la función de la pintura, de la percepción de sus atributos, de la
utilización de sus ingredientes y de otras consideraciones que permiten concluir que si bien la
espontaneidad es la principal característica de su trabajo, Salas no ha perdido nunca de vista la sentencia de
Kant según la cual "todo concepto sin intuición es vacío y toda intuición sin concepto es ciega". n La
elocuencia del contraste Taxidermia y diseño en la obra de Juan Carlos Haag. Entre los artistas que
comienzan a figurar en las actividades del país figura Juan Carlos Haag, joven arquitecto oriundo de
Villavicencio cuya obra se expone por primera vez de manera individual en la galería Valenzuela Klenner. La
muestra revela la sinceridad, que es requisito fundamental en la plástica contemporánea, y también una
austeridad que impide que el observador se vaya por las ramas o extravíe los raciocinios que generan los
contrastes de sus ensamblajes. La formación de arquitecto de Haag es manifiesta en el diseño pulcro de las
estructuras elaboradas en acero inoxidable y resina epóxica, las cuales podrían tomarse como el soporte
de los planteamientos aunque en realidad son parte integral de su contenido. El resto de las obras lo
constituye material orgánico, como patas y colas de perro, pelos de elefante, escamas de culebra y cabezas
de babilla, que no sólo son una secuela de la cultura llanera en la cual los animales juegan un papel
preponderante, sino que, en su contraste con la elegancia y la frialdad de la estructura, conforman un patético
reproche a la actitud agresiva e inclemente del hombre contemporáneo ante las distintas
manifestaciones de la vida. En estos momentos en que la violencia que ha azotado al país se ha
convertido en espectáculo de coctel y cuando su registro artístico se ha insertado en un contexto de
cuartos oscuros y aullidos tenebrosos reminiscente de las casas de brujas de Walt Disney, cobran especial
sentido exposiciones que, como la de Juan Carlos Haag, sin pompa ni ánimo de erudición o diversión, van
directo al alma del observador, haciéndolo recapacitar acerca de su pasiva complicidad ante la injusticia y la
barbarie.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.