Miércoles, 18 de enero de 2017

| 1987/02/23 00:00

INVASION USA

La música latina se impone en Estados Unidos no sólo entre los inmigrantes

INVASION USA

De tanto ser machacados, bailados, escuchados, aplaudidos y digeridos a través de la radio y la televisión norteamericana, los ritmos latinos han acabado por imponerse en importantes sectores de esa población: desde "Babalú" hasta "La bamba", pasando por Evil Ways y "Conga", la letra y la música que tienen relación con la rumba, el mambo, la salsa, el norteño, la guaracha, el porro, la cumbia, el merengue, el guaguancó y el bolero, para citar sólo algunos, son un hecho cultural y social que ya nadie puede detener.
Y para que no haya la menor duda sobre esta penetración, los cantantes, compositores, conjuntos y orquestas latinas ahora están grabando en inglés, como una forma más de reafirmar su éxito en una población que ahora capta mejor el sentido de esas canciones que en muchas ocasiones van dirigidas al corazón mismo del imperialismo.
Después de grabar nueve álbumes en español, el grupo Miami Sound Machine ha cruzado del todo la barrera aparente del idioma con temas como "Conga", Bad Boys y Words Get in the Way; un grupo de California llamado Los Lobos enloquece a muchos con su mezcla de rock, bogie, blues y folclor mexicano. Willie Colón, soberano de la salsa, tiene a todos bailando con Set Fire to me.
Mientras tanto se halla lista la película "La bamba", la historia del hispano-norteamericano Ritchie Valens, un rockero, cuya música ha sido grabada por Los Lobos, y Sheila E. (Escovedo), sigue triunfando con su música, que es una combinación de funk y música tradicional latinoamericana. Y todo esto a tiempo que Rubén Blades no sólo atrajo la atención de los críticos con sus discos "Buscando América" y "Escenas", sino que fue una de las figuras principales durante el concierto organizado por Amnistía Internacional a mediados del año pasado y ultima los detalles relacionados con las grabaciones que hará, en inglés, con estrellas como Bob Dylan, Lou Reed y Elvis Costello.
INTERCAMBIO LINGUISTICO
Bajo la presión del intercambio linguístico, político e idiomático, la industria de la radio y los discos está cambiando; ahora tiene que atender la mayor demanda de más temas hispanos cantados por norteamericanos, y más latinos cantando en inglés. Como dice Carlos Santana, la radio norteamericana llegó a un grado tal de saturación de ritmos flojos y carentes de sabor que estaba quedándose sola y las empresas de discos comprendieron que la gente estaba cansada, que quería algo que le hiciera hervir la piel, sentirse viva y eso sólo lo logra escuchando, tarareando, bailando y memorizando la música latina.
El intercambio ha venido funcionando en ambas direcciones. Numerosos cantantes en inglés han pedido colaboración a los hispanos, especialmente los que han crecido en Estados Unidos, mientras muchos latinos, según expresión del mismo Santana, han accedido a salir del gueto musical y cultural y racial en que se hallaban.
¿Por qué se produjo este fenómeno? Sencillo, explica un comentarista latino, porque somos 20 millones de personas, nadie puede ignorar ese fenómeno, nadie puede desconocer esa situación. Además, ese cruzar la frontera idiomática es algo que los artistas latinos siempre habían deseado porque al otro lado hay mucho dinero, más casas de grabación y un mercado que cada vez crece más.
Este triunfo de la música latina en Estados Unidos ha sido un proceso de más de cuarenta años que se inició con el mambo y la rumba interpretados por orquestas de baile, que se quedaban hasta la madrugada tocando en pistas cada vez más calientes, orquestas que estaban compuestas en su mayor parte por cubanos. Desi Arnaz cantando "Babalu" y Pérez Prado interpretando "Patricia", ya forman parte de la leyenda. Cuando el rock se tomó los escenarios, hubo un latino que se le enfrentó, Ritchie Valens, quien logró despertar de nuevo el entusiasmo, pero su muerte sorpresiva a los 17 años fue un golpe para la popularización de esa música. Desde entonces pocos latinos pudieron imponerse, como Trini López y Carlos Santana.
El fenómeno Santana sorprendió a la radio, sujeta a una audiencia fraccionada. Santana tocaba bien, tenía fanáticos y seguidores, pero su acción no tenía mayor alcance.
Por supuesto, algunos artistas se rebelan y uno de los integrantes de Los Lobos sostiene que no hay necesidad de comprometerse con el público, ceder ante sus exigencias y prefieren seguir tocando como ellos creen que deben hacerlo. Sin embargo, hay casos interesantes como el del conjunto Zerimar, compuesto por tres hispanos que crecieron en Estados Unidos y quienes mezclan funk, rock y temas latinos, con canciones en inglés y castellano.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.