Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1996/03/11 00:00

JADE

DEL MISMO ESCRITOR DE BAJOS INSTINTOS, UN SUSPENSE EROTICO Y POLICIACO QUE NO APORTA NADA NUEVO AL GENERO.

JADE

Tal vez fueron el director Paul Verhoeven y el guionista Joe Eszterhas quienes inauguraron el género moderno de los suspenses eróticos con la película Bajos instintos. Los ingredientes utilizados fueron básicamente tres: una mujer fatal, devoradora de hombres y con tendencia a las perversiones sexuales; un enredado caso policíaco con asesinatos incluidos, y un héroe ambivalente entre el respeto por la ética y la satisfacción de sus instintos.A partir de ahí, cualquier historia fue válida y saltaron a la pantalla gigante una cantidad de cintas por el estilo. Sin ir muy lejos la actriz Linda Fiorentino comenzó a sonar entre las divas de Hollywood gracias a una película del mismo corte: La última seducción. Ahora ella misma protagoniza el más reciente filme del director William Friedkin, que lleva el sello inconfundible de Eszterhas. Esta vez se trata de un extraño asesinato en el que se ven involucradas importantes personalidades del gobierno, una apetitosa mujer (Fiorentino), su esposo (Palmintieri) y el típico investigador que debe elegir entre cumplir con su deber y satisfacer sus instintos amorosos (Carusso). Sólo que después de tantas películas similares, en las que usualmente se intenta confundir hasta el cansancio al espectador, el guión de Jade supera todos los récords, y en medio de una enredadera de coartadas, pruebas e insinuaciones distractoras, la película, luego de un comienzo interesante, termina tan amarrada en su propia madeja que sólo podía ofrecer como resultado un final tan descabellado como improbable.Cargada de escenas innecesarias de sexo y violencia, Jade apenas alcanza a llamar la atención de los amantes del género, pero con la gravedad de que sus ofrecimientos acaban por evaporarse en pocos minutos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.