Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/19/2000 12:00:00 AM

Jane Eaglen y Charlotte Church: la Lolita y la diva

Dos grabaciones que recogen tendencias opuestas del mundo lírico curiosamente comparten la misma orquesta: la Sinfónica de Londres.

Atreverse a decir que entre la voz de Charlotte Church y la de Jane Eaglen cabe perfectamente todo el espectro de las voces femeninas del mundo lírico probablemente no sea en manera alguna exageración. Curiosamente mucho más famosa la niña que la mujer. De ello darán fe las ventas de estas dos grabaciones, que casi simultáneamente el sello Sony Classical acaba de poner en el mercado internacional. Tendrán destinos y caminos diametralmente diferentes: los melómanos muy trascendentales esquivarán el fenómeno mediático de la niña galesa, que se posiciona como una especie de Lolita del mundo lírico; en tanto, quienes tienen prejuicios hacia el canto alemán corren el riesgo de no disfrutar la hermosa grabación de la norteamericana, por los autores que interpreta: Wagner, Berg y Strauss.

Charlotte Church saltó a la fama hace dos años cuando en apenas un par de semanas logró el doble disco de platino con Voice of an Angel. Desde entonces ha recorrido el mundo y ha cantado ante el Papa, la reina Isabel II y el presidente Clinton. Su arte se fundamenta en lo que su público quiere: la niña que incursiona en el repertorio de las mujeres adultas. Pero en realidad casi todos olvidan que es una niña, de musicalidad asombrosa y que aborda el repertorio desde la óptica y la vocalidad de su instrumento delicado de voz blanca. Por lo mismo una fracción de los melómanos prefiere ignorar el fenómeno de la galesa.

Jane Eaglen es norteamericana y está en la otra orilla. Es la mujer de voz imponente, una de las pocas y legítimas soprano drammàtico de la actualidad, dotada de la resistencia increíble que exige un repertorio que obliga a la cantante a permanecer cinco y seis horas ininterrumpidas en escena; además posee el temperamento y también un inusual refinamiento artístico, es una de esas pocas sopranos capaces de cantar con impecable gusto y dulzura.

La Lolita y la diva. En el disco de Charlotte Church la selección va desde Händel hasta canciones contemporáneas, pasa por O mio babbino caro de Puccini y el Aria de las joyas de Fausto de Gounod. En el medio hay una auténtica sorpresa: el Voi che sapete de las Bodas de Mozart, que adquiere una dimensión importante y original en su interpretación; el acompañamiento es de la Sinfónica de Londres bajo la conducción de Sîan Edwards, una de las más respetadas directoras del Reino Unido. El programa del disco de Jane Eaglen no puede ser más hermoso: el ciclo de los Wessendonck Lieder de Wagner, magistralmente recorridos en su expresividad y pasión contenidas, los cuatro últimos lieder de Richard Strauss en extraordinaria versión y siete lieder de juventud de Alban Berg, que pueden ser una revelación para quien no haya incursionado este mundo; el acompañamiento también es de la Sinfónica de Londres, que dirige con certera autoridad Donald Runnicles.

Entre los extremos de la diva y la Lolita caben todas las voces. Sólo que se trata de dos fenómenos francamente inusuales. Que generan toda suerte de reacciones. Así las acompañe la misma orquesta.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.