Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/27/1995 12:00:00 AM

JEFFERSON EN PARIS

Un relato intimista sobre la experiencia de Thomas Jefferson en la capital francesa, en los tiempos de la Revolución.



DIRECTOR: JAMES IVORY
PROTAGONISTAS: NICK NOLTE, GRETA SCACCHI, JEAN-PIERRE
AUMONT, SIMON CALLOW, SETH GILLIAM, JAMES
EARLJONES, GWYNETH PALTROW

THOMAS JEFFERson, redactor de la declaración de independencia de Estados Unidos y quien sería al final del siglo XVIII el tercer presidente de esa nación, tuvo la oportunidad de vivir en carne propia y en calidad de diplomático extranjero, los dramáticos acontecimientos que antecedieron a la Revolución Francesa. Embajador en París de 1784 a 1789, Jefferson fue testigo de excepción de la decadencia de la corte de Luis XVI y María Antonieta, de la progresiva insatisfacción de los franceses ante la monarquía y finalmente de la toma de La Bastilla que culminarían en la Revolución.
James Ivory y Ruth Prawer Jhabvala, director y guionista respectivamente de cintas de la talla de Habitación con vista, Howards End y Lo que queda del dìa, se le han medido a la tarea de seguirle los pasos a Jefferson durante su agitada permanencia en la capital francesa, para llevar a la pantalla un relato fresco e intimista de una etapa que resultaría trascendental en la historia de un hombre destinado a dirigir los designios de su nación.
La película, sin embargo, deja de lado los grandes acontecimientos políticos de entonces para centrarse en las vivencias más íntimas de Jefferson durante su estadía en París. Sus circunstancias familiares, su relación con sus esclavos -confundidos pero a la vez impulsados por las ideas de libertad y de igualdad pregonada por los franceses revolucionarios-, sus aventuras amorosas, sus anotaciones personales sobre el desarrollo de los acontecimientos, en fin sus impresiones de viaje que dejan como telón de fondo los conflictos económicos, polìticos y sociales que de alguna manera van marcando el paso de su camino por París.
Así, el relato cobra fuerza en la medida en que los grandes sucesos históricos cobran su verdadero valor cuando se los aproxima a la intimidad de quien los vive. Sobra decir que Ivory logra su cometido con la sobriedad y la delicadeza que lo acreditan como uno de los directores más sensibles del momento.


CIUDADANO WELLES
LOS FANATICOS de la obra de Orson Welles deben sentirse más que emocionados con el anuncio del estreno del documental The One-Man Band. Se trata de una cinta de 90 minutos que contiene la producción cinematográfica de Welles que el público nunca conoció. Además de algunas entrevistas inéditas con el autor de El ciudadano Kane, el filme reúne las escenas y secuencias que no alcanzaron a formar parte de sus películas o bien fueron rechazadas por el director.
Oja Kodar, compañera íntima de Welles, tenía todo el material en su poder y finalmente, tras largos años de insistencia de sus allegados, decidió sacar el proyecto adelante. Sin duda se trata de un documento que con seguridad se raparán los cineclubes y las salas de cine-arte mundiales.


ESPECIES
Pretensiones cientìficas en un filme que termina siendo una monótona persecución policiaca.

DIRECTOR: ROGER DONALDSON
PROTAGONISTAS: BEN KINGSLEY, MICHAEL MADSEN, ALFRED MOLINA,
FOREST WHITAKER, MARG HELGENBERGER

LAS GRANDES utopías humanas han tenido su manifestación en el séptimo arte. Y el género fantástico ha sido el vehículo perfecto para satisfacer esos deseos imperecederos que van desde la esperanza de vivir eternamente, volar y viajar en el tiempo, hasta la probabilidad de entablar comunicación con habitantes de otros planetas.
Dentro de este último ámbito se mueve Especies, la más reclente película del director de Coctel, Roger Donaldson. El argumento de la cinta no deja de ser interesante. Científicos estadounidenses han enviado, por medio de un potente transmisor, señales con información humana elemental, como la estructura del ADN, con el ánimo de detectar posible vida inteligente en galaxias lejanas. Veinte años después la respuesta llega, con suficiente información como para enloquecer de la dicha a cualquier científico: la posibilidad de fusionar el ADN humano con una estructura diferente, correspondiente a otra forma de vida. Pero la ambición del hombre llega al punto de arriesgar su propia existencia.
Tal parece ser la intención de un filme cuyo desarrollo echa a la basura cualquier insinuación científica inicial para desbordarse en una acción policíaca alrededor de un monstruo y su captura. Encabezados por el director del proyecto (Ben Kingsley), cuatro expertos en sus respectivos campos intentarán detener al abominable lagarto humano que amenaza con exterminar al hombre.
A partir de las maravillas del computador, los efectos especiales intentan dar la nota descrestante de la película. Pero ni siquiera estos son capaces de mantener la atención sobre una persecución tan larga y monótona como la de Especies, un filme que abandonó sus proyecciones científicas por un desarrollo sin ningún atractivo para que valga la pena el sacrificio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1832

PORTADA

El fantasma del castrochavismo

La mitad del país cree que Colombia está en peligro de convertirse en la próxima Venezuela. ¿Cuáles son las posibilidades reales de que eso suceda?