Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1993/03/22 00:00

JESUCRISTO A LA COLOMBIANA

Estación Central inaugura esta semana, en el Teatro Libre de Chapinero, en Bogotá, la versión criolla de la ópera rock más famosa de la historia.

JESUCRISTO A LA COLOMBIANA

COMO DE COSTUMBRE, POCOS CREyeron en el talento nacional. Cuando la prensa informó que una nueva sociedad cultural pensaba montar la más famosa de las óperas rock, Jesu cristo Superestrella, las dudas no tardaron en llegar. Pero a partir de esta semana, Estación Central así se llama la sociedad, integrada por cinco veteranos de la música clásiea, del rock, del canto y de la actuación estará demostrando, desde el escenario del Teatro Libre de Chapinero, que sí se pudo. Y lo mejor de to do es que se pudo con canta actores que poco o nada han figurado en las páginas de la farándula. Tal vez por eso se pudo. Porque los que están ahí tuvieron que ganarse el puesto mostrando sus condiciones, y no con hojas de vida interminables.
Los directores -Cecilia Espinosa y Roberto Salazar- acuartelaron actores y artistas de diversas regiones, y con las más disímiles formaciones. Acuartelaron, incluso, para el papel de Herodes, a un integrante de la banda El Zut que actualmente presta el servicio militar obligatorio, pero que consiguió permiso para los ensayos. Fueron sesiones interminables, hasta lograr un grupo de 30 estrellas en potencia que estarán al lado de un Judas con excelentes condiciones, de una María Magdalena que cada vez sor prende más por su voz, y de un Jesús -en realidad son dos que termina crucificado en el tablado del Libre, pero que en materia artística simboliza el nacimiento de un nuevo tipo de espectáculos musicales en Colombia. El protagonismo también co rre por cuenta de 20 instrumentistas -seis de rock y 14 sinfónicos- que lograron sincronizar épocas y tendencias musicales para darle vida a la obra que inauguró el género de la ópera rock.
El montaje de Estación Central no constituye una adaptación criolla del original, sino una versíón que respetó al máximo la estructura con la que se presentó por primera vez en Broadway, en octubre de 1971, y que luego permaneció en cartelera durante 10 años en el Palace Theatre de Londres, para un total de 3.500 funciones, mientras el público agotaba mes tras mes el larga dura ción con las melodías de Andrew Lloyd Webber y los textos de Tim Rice con los que se descubrió una manera original de narrar el Nuevo Testamento.
Jesucristo Superestrella narra -con música, canto, danza y teatro- la historia de los últimos días de Jesús según la versión de Judas. Es una obra en la cual se deja hablar a los malos de la película; es como si pasado el tiempo, casi dos mil años después, ellos quisieran contar las dudas, las reflexiones y las pasiones que estuvieron presentes detrás de su actuación. No toman la palabra para justificar los hechos... sencillamente quieren ser escuchados.
Jesucristo Superestrella se ha traducido a más de 10 idiomas y ha sido producida en 25 países. El turno le llegó ahora a Colombia, donde inicialmente estará en escena un par de meses, a menos que, como ocurrió en Londres, el público no permita que el telón caiga del todo por un buen tiempo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.