Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/25/2001 12:00:00 AM

‘Kalibre 35’.

SEMANA habló con Raúl García director de la película colombiana "Kalibre 35"

SEMANA: ¿Cómo nace la idea de la película?

R. G. Es como una autobiografía. Surgió de circunstancias muy concretas. Cuando yo regresé el año 91 de estudiar cine en Europa, y con deseos de hacer cine en Colombia, me encontré con que justo en ese momento estaban acabando con Focine. Además, como se sabe, la empresa privada nunca ha tenido un interés por lo que es la industria cinematográfica. Yo no encontraba financiación y como no tenía reconocimiento en el medio pues era muy difícil hacer una película. Pero también tuvo que ver una película que se llamaba ‘Punto de quiebra’ y la mezcla entre lo que yo quería y el robo del banco de ‘Break Point’ me dio como resultado el argumento de la película.

SEMANA: ¿Cuánto tiempo llevó la relización?.

R. G. La película fue terminada en febrero del año pasado en la parte de postproducción pero fue filmada en el 98. La parte de laboratorio fue en Caracas, la edición inicial de sonido en Bulgaria y la edición final de sonido en Los Angeles.

SEMANA: De ‘Kalibre 35’ llama la atención el manejo de la cámara y la emulsión.

R. G. La emulsión es algo que yo empecé a desarrollar desde mis tiempos en la academia de cine. Me gustaba combinar el plano blanco y negro con color. En varios de mis cortos yo he hecho eso, y en ‘Kalibre’ los llevo a una etapa más extrema, hay monocromático, blanco y negro, hay video, hay super 16, hay 35 milimetros.

SEMANA: Pero, ¿cuál es el propósito?

R. G. En mi concepto yo lo hago por diferenciar las líneas argumentales, acentuar ciertos momentos dramáticos y cromáticos dentro de la estructura de la película. El blanco y negro en la cinta se maneja en todo lo que es la temática del robo, y en todas las escenas que tienen que ver con los alrededores del banco, o dentro de él. Inicialmente se plantean así pero posteriormente empiezo a cambiar de formatos.

SEMANA: La película es muy diferente a lo que siempre se ve de cine colombiano, tiene un carácter más universal. ¿era su objetivo?

R. G. Yo creo que dentro de la propuesta del nuevo cine colombiano, obviamente ‘Kalibre’ es una propuesta que representa el nuevo gen colombiano. La idea fue apartarse un poco de la tradición costumbrista del cine colombiano, para lograr unos personajes más cotidianos, más reales. Fue diseñada y concebida para identificarse con el público joven y tiene un referente muy concreto en la parte literasia a los personajes de Cortázar, concretamente a ‘Rayuela’.

SEMANA: ¿Por qué para los cineastas colombianos el sonido es un tema tan complejo?

R. G. Antes no existía la tecnología, ni el conocimiento de la tecnología. Ahora los formatos digitales permiten mucha calidad, la película tiene sonido cien por ciento digital. ‘Kalibre’ se despega de ese estigma del mal sonido.

SEMANA: ¿Qué fue lo más difícil a la hora de hacer la película?

R. G. Lo más difícil fue conseguir la financiación de la película, porque lo que fue la realización no tuvo problemas. Incluso planeamos 7 semanas de rodaje y finalmente la hicimos en 5 porque fue muy ágil el trabajo. La cinta tuvo un costo total de 900 millones de pesos.

SEMANA: ¿Antes de ‘kalibre’ qué trabajos había hecho en cine?

R. G. Tengo entre 28 cortos y mediometrajes desde incluso la época anterior a mis estuidos de cine en Bulgari que acabe en 1991. Este es mi primer largometraje. Siempre trabajo una fluctuación de lo que es la realidad, el sueño y la imaginación. Los personajes siempre se están moviendo en esas tres dimensiones.

SEMANA: ¿Qué viene después de ‘kalibre 35’?

R. G.: ya tengo un guión escrito con Dago Garecía y va a ser una coproducción con España. El trabajo con Dago ha consistido en que yo aporto todo lo que es el lenguaje cinematográfico y él aporta mucho sobre lo que es el manejo de los personajes, de los diálogos. La propuesta cinematográfica la hago yo. El guión es una libre adapatación de la parte del infierno de la Divina Comedia ambientada en el bajo mundo del ecentro de Bogotá. Es una historia del descenso de un ángel a este bajo mundo y desciende a rescatar a otro personaje. Es de suspenso, y se desenvuelve en escenas de terror, asesinatos y masacres.

SEMANA: ¿Qué directores de cine admira?

R. G. Yo me dediqué al cine por una película que vi de Andrei Tarcovski que se llama ‘Solaris’. A partir de ese momento ese siempre fue mi referente. Me gusta Fellini, Buñuel, Kurosawa, Antonioni, entre el cine nortemaricano el cine de Oliver Stone, Scorsese, Copola.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?