Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2008/06/21 00:00

Kung Fu Panda

Un entrañable oso de la China antigua protagoniza esta buena comedia que anima la presente temporada de vacaciones.

Terminará, gracias a una serie de coincidencias, en el templo que dirige el maestro Shifu (la voz de Dustin Hoffman)

Título original: Kung Fu Panda.
Año de estreno: 2008.
Género: Dibujos animados.
Dirección: Mark Osborne, John Stevenson.
Guión: Jonathan Aibel y Glenn Berger.
Voces de: Jack Black, Dustin Hoffman, Jackie Chan, Angelina Jolie, Ian McShane, Lucy Liu, David Cross.




Es la historia del personaje apocado que se vuelve un héroe contra todos los pronósticos. Como Rocky. Como el Karate Kid. O como Shrek. Esta vez se trata de un torpe oso panda, Po, que sueña con convertirse en un poderoso combatiente de las artes marciales, pero que pasa su tiempo sirviendo sopas de fideos en el restaurante de su padre. Por una serie de equivocaciones, Po terminará metido en el templo en el que el gran maestro Shifu, bajo la mirada de la sabia tortuga Oogway, prepara a cinco extraordinarios candidatos (a la tigresa, el mono, la víbora, la mantis y la grulla) para que alguno se convierta en el legendario guerrero dragón que tendrá en sus manos el gran secreto del kung fu. Ya que "las coincidencias no existen", el perezoso panda resultará fundamental a la hora de salvar al Valle de la paz de los violentos ataques de un antiguo aprendiz de Shifu que responde al nombre de Tai Lung.

La entretenida Kung Fu Panda es otra proeza en términos de animación digital. Pero, como los espectadores del mundo hemos superado ya la etapa de asombro en relación con este tipo de películas, como ya no nos descrestan los pequeños detalles que se puede dibujar gracias a los avances de la tecnología, hace lo mejor que puede para contar la misma historia de siempre de una manera que nunca se haya visto. Para empezar, traslada la acción a un territorio que se ha visitado pocas veces en el cine occidental: sucede en una villa en la China antigua semejante a la que fue explorada en 1998 en aquella obra de Disney titulada Mulan. Recurre a un grupo de animales, emblemáticos en esa cultura, que no suelen protagonizar los relatos de niños. Y por medio de un par de secuencias de animación tradicional, y gracias a una serie de guiños a toda esa corriente de estupendas producciones de "wire fu" que aparecieron tras el estreno en 2000 de El tigre y el dragón, homenajea un género complejo que conocen bien unos pocos coleccionistas.

El mensaje, no obstante estos innegables rasgos de originalidad, es el mismo mensaje confuso de tantas aventuras de superación personal: lo más importante es creer en uno mismo. Y bueno: hay que valorar el presente, huir de la arrogancia, agachar la cabeza ante el destino.

A los espectadores, gracias a Dios, todo esto les tendrá sin cuidado. Kung Fu Panda es, además de un buen negocio, aparte de una historia de autoayuda, un verdadero servicio social. Los niños disfrutarán enormemente a ese entrañable personaje que es Po. Se reirán de lo poco preparado que está para ser un gran guerrero. Se sentirán identificados con la emoción que siente ese oso aparatoso, que no encaja en ninguna parte, cuando se encuentra cara a cara con sus ídolos. Y pasarán un buen rato al lado de sus acompañantes de siempre, sus padres, que también han ido acostumbrándose a estas comedias bien hechas que tienen chistes para todos..

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.