Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1985/12/23 00:00

LA ACADEMIA ESTA TRISTE...¿QUE TENDRA LA ACADEMIA?

Polémica en torno de tres series de historia que estan circulando en el país.

LA ACADEMIA ESTA TRISTE...¿QUE TENDRA LA ACADEMIA?

La publicación de una serie de fascículos con el título de "Nuestra historia", en Oveja Negra, levantó una enconada polémica sobre la validez de un análisis hecho con el propósito de popularizar el tema. Aparte de observaciones hechas a defectos técnicos y algunas omisiones que son normales en estos casos, la polémica se centró en la interpretación particular de los autores, como el de la Guerra de los Mil Días, vapuleado por todos los medios de comunicación en los que escriben académicos e historiadores reconocidos.
En verdad, desde la publicación de la "Historia extensa de Colombia", que comprometió a los académicos en una obra monumental, no se había presentado al público una propuesta de la Academia de Historia en torno de los diferentes períodos de nuestro acontecer histórico. Otro propósito, más amplio que el de la Academia, fue el de la "Nueva historia", que se hizo sentir en los "Manuales de historia de Colombia", publicados por Colcultura. El proyecto de construir una historia sobre otras bases diferentes de la apología a todo lo existente, y el de mostrar los intereses económicos y sociales de los acontecimientos históricos, abrió una nueva brecha de interpretación. Más ligados con una intelectualidad que en su mayor parte desembocó al Partido Liberal, los autores se propusieron confrontar la visión conservadora que ha resudado la Academia. La serie de Oveja Negra tiene un tinte más pronunciado de dar cabida a autores que intentan una interpretación, hasta ahora no muy popularizada en nuestro medio, en la que se presentan los aspectos sociales relievantes, la presencia de sindicatos, movimientos reivindicativos, movimientos estudiantiles y de toda índole en los procesos conflictivos de la historia. El hecho de haberse publicado los primeros fascículos de Oveja Negra, manifiesta el interés más pronunciado de la línea que pretende desarrollar en la interpretación histórica, en la que se pone de relieve el análisis del conflicto social y las fuerzas sociales que en él confluyen, más que la investigación minuciosa de documentos. De ahí que haya tantas reservas en los medios en donde escriben los académicos por el carácter menos profesional, pero a la vez más ligado a un interés por la popularización de temas que van desde la Colonia hasta el período actual, distribuido en cinco volumenes, cada uno de los cuales contendrá 20 fascículos. Desde los origenes de la Conquista hasta la Colombia contemporánea, pasando por la Colonia y la República, la consolidacion del Estado Nacional y la primera mitad del siglo XX, la serie de "Nuestra historia" presenta una gama amplia de temas y fascículos en los que se toma la literatura existente sobre la materia, se reorganiza y se orienta hacia una comprensión de la misma, que se encuentra poco en los libros extensos que cubren periodos más amplios. Cada uno de los fascículos viene acompañado de la bibliografía sobre el tema y de una corta semblanza de un personaje activo y destacado en la problemática que se trata.
Por su parte, Editorial Planeta tiene en preparación para comienzos de 1986 la publicación de una serie de 84 fascículos, titulada "Historia moderna de Colombia", que partira de 1886 hasta el período actual. Dirigida por Alvaro Tirado, uno de los exponentes más caracterizados de la "Nueva historia", y un comité del que forman parte Jesús Antonio Bejarano y Jorge Orlando Melo, también expositores de la "Nueva historia", esta serie se propone reivindicar, ante todo, las reformas del periodo liberal, sin descuidar los temas referentes al período más cercano a 1886, ni los posteriores de la Violencia o el Frente Nacional. Una distribución muy cuidadosa de los tópicos y una asignación de autores reconocidos como investigadores, augura buenas posibilidades de contar con una visión que riñe con la historiografía oficial de la Academia, pero se mantiene alejada de la izquierda en su aspecto central. Es éste el justo medio ideal para una franja muy amplia de analistas de la historia que no comparten los puntos extremos.
Por otro lado, Salvat Editores, lanzará también el año entrante su serie coordinada por Gonzalo Hernández de Alba, de la Academia de Historia, que será algo parecido a una popularización de la "Historia extensa de Colombia", con una insistencia en el proceso de la Conquista, de la Colonia y del siglo XIX. Sobra anotar que tendrá muchos elementos interesantes por la riqueza documental que exhibe la Academia en sus trabajos.
Nuestra recomendación para los lectores de la historia colombiana es la de leer las tres series, si queda tiempo. De otra manera, habrá que orientarse por las preferencias de cada uno de nosotros por la tendencia que exhibe la Oveja Negra, Planeta o Salvat. De todas maneras, debemos alegrarnos de que la historia de Colombia deje de ser un tema para los entendidos y se haga asequible al gran público.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.