Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/18/2000 12:00:00 AM

La América mestiza y el porvenir

Un balance del rico legado de la América mestiza y sus posibilidades en el nuevo milenio.

Varios Autores
America Mestiza
Villegas Editores
343 paginas
$ 150.000




Cuando se supieron perdidos, un grupo de sabios aztecas tomó la decisión de ir donde sus vencedores y entregarles los códices en los que conservaban su memoria. Allí estaban todos sus tesoros. Pero los hombres a quienes se los entregaron eran aventureros crueles e ignorantes y les pareció ridícula aquella ceremonia: soltaron sus perros de presa contra los sacerdotes. Fue uno de los momentos más tristes de la conquista de América.

En su Carta de Jamaica, Bolívar se pregunta qué esperar de nuestros pueblos, formados por indios, criollos y negros, por mestizos mulatos y zambos. Qué hacer con los ricos patriotas dispuestos a luchar por la independencia mas no a darles la libertad a sus numerosos esclavos. Cómo construir una gran nación con una élite incapaz de gobernar, de dirigir, de formar Estados modernos, sólo apta para el legalismo sinuoso y la trampa burocrática.

Este no es un libro de historia sino una interesante reflexión sobre ese diverso y complejo legado que somos: la América mestiza. Puede que en esencia no contenga nada nuevo, nada que no se hubiera escrito ya, que no se encuentre en la bibliografía que el mismo William Ospina indica al final de su texto. Sin embargo, ¿lo sabíamos? ¿Recordábamos las proféticas palabras de Bolívar? ¿O que junto a los bandidos y a los saqueadores también llegaron los representantes del humanismo del Renacimiento?

Tal vez no, si tenemos en cuenta que fuimos capaces de convertir en héroes y fundadores —lo dicen plazas y calles— a los Francisco Pizarro, Hernán Cortés, Pedro de Heredia, mientras olvidábamos a los Bartolomé de las Casas, Fernández de Oviedo, Juan de Castellanos, quienes se preocuparon toda su vida por crear un diálogo respetuoso entre los dos mundos. Glorificamos a los genocidas. Una de nuestras grandes tragedias es que tenemos una visión incompleta y tergiversada del pasado. Por eso, nunca sobra que nos lo recuerden y no debe extrañarnos que todavía nos sorprendan con lo que deberíamos conocer. ¿Acaso sabíamos, por ejemplo, que los indios cuna tienen una canción para conjurar la locura? “Las olas del mar se están moviendo con espuma; el curandero está mirando el lugar; él es el curandero./ Las olas del mar casi lo alcanzan; el curandero está mirando el lugar, él es el curandero./ Las olas del mar están resplandeciendo con blancura; como la de la garza, las olas del mar se están blanqueando; él es el curandero”. La mención reiterada de los elementos en la extensa y rítmica canción, logra producir un estado de sosiego y equilibrio.

Sin embargo, decir que el principal mérito de este libro es el de ser una buena introducción escrita y visual —por cierto con magníficas y oportunas fotos— a nuestra cultura mestiza, sería injusto. William Ospina no sólo se propone hacer una síntesis sino también explorar su vigencia y la manera en que ella podría servirnos para entrar con alguna posibilidad de ser protagonistas en la nueva sociedad planetaria. ¿Qué puede aportar la América mestiza al nuevo milenio? Ospina cree que dos cosas fundamentales: la antigua, sabia y menospreciada actitud de respeto a la naturaleza por parte de los casi aniquilados indígenas y una larga experiencia de convivencia de razas y culturas en un mundo que parece optar por el multiculturalismo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.