Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/30/2015 5:30:00 PM

“No se entiende cómo los hombres quieren hacer la paz sin las mujeres”

La conversación entre la británica Laura Bates y la periodista Jineth Bedoya, dos defensoras de los derechos de la mujer, resultó hasta ahora una de las más interesantes del Hay Festival.

Hace dos años Laura Bates fue víctima de sucesivos actos de acoso sexual: en la calle, en un servicio público, en un café, entre otros. No aguantó más y decidió montar uno de los proyectos más ambiciosos que se conozca, ‘sexismo cotidiano’, una página web donde muchas mujeres de distintas partes del mundo narran sus experiencias de acoso sexual y maltrato intrafamiliar.

Ya se han reunido más de 90 mil relatos de todo tipo de mujeres, casadas, desempleadas y profesionales. En ese espacio se han hecho oír sin ninguna clase de obstáculo, pudor o miedo. Sus historias no incluyen fotos ni se dan nombres, son hechas en sus propias palabras y así, según cuenta Laura Bates, tienen más fuerza y despiertan mayor solidaridad.

Al respecto, la periodista Jineth Bedoya dice que el mayor temor de una mujer es el estigma, que sea rechazada, el sentimiento de vergüenza que la acompaña y ella ofreció las siguientes cifras para el caso colombiano: el 86 por ciento de las mujeres guardan silencio en casos de violencia sexual o de género y el 98 por ciento de estos quedan en la impunidad.

Sin embargo, esta realidad no solo es en Colombia, pues Laura Bates aseguró que en ningún país del mundo se ha solucionado este problema y en el peor de los casos se responsabiliza a la mujer por la ropa que usa o por su vida sexual.

Bates reveló que una de cada cuatro mujeres han sido víctimas de violencia sexual y una de cada cinco de acoso “Mi idea es cambiar ese estigma y hacer que las autoridades reaccionen como debe ser ante esos casos”, afirmó Bates, quien ha descubierto que su página se convirtió en el mejor antídoto para hablar del tema, pues una forma de afrontar el problema es reconociéndolo.

Las dos participantes anotaron que el hombre debe ser parte de la solución, debe movilizarse también, y ha percibido que muchos hablan del tema en redes sociales sin tapujos, y que el asunto no solo es de hombres contra mujeres. “Denunciando casos sería un muy buen comienzo” dijo Bates.

Uno de los mayores logros de ‘sexismo cotidiano’ es emprender la lucha para que en redes sociales no aparezcan las imágenes de mujeres violentadas como solía ocurrir en Facebook donde ahora si alguien intenta hacerlo no será aceptada.

Jineth Bedoya acotó que varios hechos incentivan la violencia contra la mujer. Señaló como ejemplo ritmos musicales como la champeta por la forma en que se mueve el cuerpo y muchas de las letras que incentivan la violencia contra las mujeres.

También hubo espacio para hacer comentarios sobre los reinados de belleza. Bates dijo que para las hombres también debería haber y con la misma difusión que hay para los de las mujeres y le molesta que se ofrezca la idea que se hagan estos concursos para probar los conocimientos y la inteligencia de las mujeres y que en caso de ser así, se pregunta por qué las tienen que poner en vestido de baño.

La charla concluyó con un llamado de atención de Jineth Bedoya a raíz de una pregunta del público y es sobre la no participación de las mujeres en los diálogos de paz. “Si dicen que las mujeres somos el eje de la familia mientras los hombres combaten, no se entiende cómo quieren hacer la paz sin contar con las mujeres después de tantas décadas de reivindicar nuestros derechos y no solo lo digo por el gobierno, también por las Farc que han llevado mujeres a La Habana a realizar papeles secundarios. Nadie entiende por qué estamos ausentes”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.