Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/13/2015 10:00:00 PM

La buena salud de la música andina

Bambucos, guabinas y torbellinos buscan canales de expresión que van desde el rigor histórico hasta el desenfado eléctrico. Estas son tres producciones recientes.

Cuarteto Colombiano
‘Colombia en bandola’



Es una fortuna que el Cuarteto Colombiano, dirigido por el bogotano Fernando ‘el Chino’ León, esté grabando de manera tan profusa. El año pasado fue un álbum doble dedicado a la música andina del siglo XX. Esta vez el énfasis está en la bandola, que suele ser, junto al tiple y la guitarra, un instrumento determinante del sonido típico de nuestras montañas. La idea inicial de este disco es recopilar las mejores piezas que fueron compuestas desde la bandola, haciendo relucir ese timbre cristalino que la caracteriza.

Los trabajos del Cuarteto Colombiano se enmarcan dentro de lo que se ha llamado la ejecución históricamente informada: uno puede, simplemente, dejar sonar el disco y disfrutar de un recital agradable; pero también puede comprenderlo como el resultado de una investigación temática. Se escucha y se aprende sobre la historia de la bandola y sus compositores, desde el legendario Fulgencio García hasta la figura más cercana de Diego Estrada Montoya.

Chepe Ariza

‘Bajo de la montaña’



Este es el caso insólito de un músico que explora ritmos como la guabina y el torbellino, pero teniendo como centro el bajo eléctrico. Descrito de esa manera, pareciera que nos enfrentamos a un sonido monótono. Y sin embargo, ahí está la genialidad del santandereano Chepe Ariza. No solo sabe sacarle melodías a un instrumento que suele ser acompañante, sino que además domina técnicas de pulsación y golpe de las cuerdas: cosas más propias del jazz, pero que enriquecen este repertorio. Por eso será que en ciudades como Boston (el conservatorio de Berklee lo ha invitado varias veces) lo ven como el maestro de un exotismo latino.

Cuando salió el anterior disco de Chepe la gente empezó a llamarlo ‘el torbellino’ Ariza, no tanto por tocar este ritmo sino por ese ímpetu como de ventarrón. En este nuevo álbum estrena un ritmo al que ha llamado “el bambuco arrecho”, y la palabra hay que entenderla en su acepción más santandereana, como sinónimo de bravura y empuje. Sí, esa puede ser la mejor manera de definir este sonido.

Niyireth Alarcón
‘Para sumercé’



He aquí la prueba de cómo un triunfo en el Festival Mono Núñez puede catapultar una carrera musical. La cantante huilense Niyireth Alarcón ganó en el año 1993 y desde entonces emprendió una búsqueda medio nómada (no es gratuito que sus discos lleven títulos como Cantos del camino o Los viajes y los encuentros) de canciones que saquen lo mejor de su voz. En ese trayecto, el sello británico Arc Music, dedicado a los sonidos del mundo, la eligió en 2009 como representante musical de los Andes colombianos.

Este disco parece ser una parada en ese camino, ya que se ha concentrado en un solo compositor: las 15 canciones son del tolimense Jorge Humberto Jiménez, con sus características pinceladas de nostalgia y humor. Y la voz de Niyireth, que ya en su disco anterior nos había asomado a escenas citadinas de asfalto y discotecas, regresa aquí a instancias más folclóricas. Oído al tema Nostalgia de culebrero, que incluye la retahíla graciosa de uno de estos vendedores ambulantes.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.