Jueves, 23 de febrero de 2017

| 2008/06/07 00:00

La crónicas de Narnia: el príncipe Caspian

La tierra del león Aslan ha sido doblegada por una raza devastadora que se parece mucho a la humana.

Los hermanos Pevensie vuelven a Narnia para salvar a sus criaturas del exterminio

Título original: The Chronicles of Narnia: Prince Caspian.
Año de estreno: 2008.
Dirección: Andrew Adamson.
Actores: William Moseley, Anna Popplewell, Skandar Keynes, Georgie Henley, Ben Barnes, Sergio Castellitto, Peter Dinklage, Warwick Davis, Liam Neeson.




En el Londres de la Segunda Guerra Mundial, en donde los hermanos Peter, Susan, Edmund y Lucy Pevensie tratan de vivir sin fantasía, no ha pasado más que un año desde la pasada aventura. Pero en Narnia se han ido ya unos cuantos siglos en medio de la devastación, la persecución y la dominación de la raza de los telmarinos. La única esperanza que le queda a ese mundo, que el escritor británico C. S. Lewis inventó sobre la base de tantas mitologías, es que los valientes Pevensie regresen a salvarlo como lo salvaron en la entrega anterior. Un príncipe rebelde llamado Caspian ha escapado al bosque en donde las criaturas fabulosas de siempre (los ratones que hablan, los centauros, los enanos poderosos) se le esconden al exterminio que ha prometido el tirano que tiene sometidas a esas tierras. Esperan la llegada de esos cuatro niños que no parecerían ser los redentores ideales, pero que tienen las cosas mucho más claras que los adultos.

La segunda de Las crónicas de Narnia es tan divertida como la primera. Y aunque a estas alturas sorprende mucho menos de lo que querría, y pierde un poco de ese sentido del humor, de esa ligereza que la distanciaba, para bien, de El señor de los anillos, su narración avanza sin ningún problema hasta llegar al final. Nadie saldrá defraudado del teatro. Puede que pocos queden a la espera de nuevas aventuras de estas que los críticos han querido reducir a simples apologías del cristianismo. Pero las batallas, los actos heroicos y las amistades entre los personajes siguen siendo emocionantes. Y ese ha sido el trato desde el comienzo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.